domingo, 17 de mayo de 2009

RECUPERACIÓN DE LA VISTA - Poema de Leonidas Escudero



Yo no tengo culpa, suéltenme,

no soy malo.
estuve haciendo todo lo que los demás hacían,

armando desarmonías pero inocentemente.

No deben a prisión llevarme porque créanme,

no veía bien, cometí abuso de ceguera

no estuve a altura de saber qué.


Mejor dicho en mis andanzas mezquiné amor

porque los demás hacían así. Era el mundo

y yo ando en el mundo.

Recién he visto claramente hoy

cómo es esto de no hacer daño,

y vivo el cambio pero por culpa del pasado

nadie cree que soy inocente.

Deténganse, apártense, ahora no es ayer,

déjenme ir a donde voy,

a sentarme en el fondo de mi casa

para mirar la belleza de un álamo.

domingo, 10 de mayo de 2009

R 8




Así

Contentos vamos

Cada uno donde cada cual

Con un profundo olor a caca en las manos

Así, por allí andamos

Montados a colectivos de domingo

Padres y madres dan el milagro

Y multiplicados los niños

Un mundo de entendimiento y valor

Todos adelante, seguros de cargarlos

Realizados de verlos reír o mirar con pleno gusto

El ruludito chupa la pulsera de instituto

Que le dio su padre mientras le cambiaba los pañales

En la parada del colectivo

Un celular tararea un tema de Giménez

La nena intenta por todos los medios comerse el teléfono

El ríe, ellos ríen, todos tenemos algo en que perdernos

No reímos de ingenuos, de ignorantes o insensibles

Todos tenemos algo en que perdernos

Todos encontramos,

Ese domingo

En ese colectivo

Alguna simpleza

En la que sentirnos plenos.

miércoles, 6 de mayo de 2009

MSN


Aguante cumpa

Como la orilla…

Sueñe como buen pobre…

Súbase a la creciente

Que al final

Siempre termina regando…

Tiempo neto.

Hacha en frente facha.

Martín llegando antes que tarde no sea.

Martín casi sin querer riega.

Llueve y escribo sobre un muerto que escribe.

Ay de mí si no estuvieras.

Puto de mala memoria…

O acaso creíste que bebimos alguna clase de sed…?

Era trenzar chinchulín de alma pal hambre este…

A muerte y vida a su lado.

Perdí 300 y mucho aceite…

Ojala estacione en tu cuenta…

Las putas compraron persianas, mis ojos de luto…

Cada vez más solo perejil.

Te espero en la orilla y nunca te voy a perdonar que no me hayas presentado a tu tía iniciadora o a la prima fatal de las siestas… eso es cruel culiau…

Hasta un tiempito

Dale no más con la necesaria rebelión de dar, sin interés…

Hacedlo en cuotas pa que dure pa siempre.

Acá todavía le fiamos alma y vaso a vagos como uste…

lunes, 4 de mayo de 2009

Scholé o el manifiesto de un pajero



A mí no me preocupa ningún vértigo material ni mucho menos

Yo no tengo que andar pensando mucho en la plata

No me hace falta porque la tengo

Yo soy estudiante y hago lo que hay que hacer

A todo lo que tengo lo gane, yo, yo con mis esfuerzos, o

Lo ganaron mis viejos peleándola igual que la peleo yo

No me dan ninguna gracia las vulgaridades de estos negros payasos, prefiero lo elevado, lo refinado, lo sutil, eso, allí está el verdadero sentido y placer, sino ¿dónde?

No me preocupa el frio porque vivo en un confortable departamento, no muy lindo, pero bueno, no lo pago yo, tampoco.

Y es más, creo que todos esos que no tienen lo que yo tengo, son unos vagos, unos mal acostumbrados, unos malnacidos, son esencialmente deficientes.

Yo ni me preocupo por ellos, más bien escribo para otros estudiantes como yo, que entienden algo de algo, no le parece, la verdad de la milanesa, o por donde viene la mano, no se da cuenta que hablamos el mismo idioma.

Si alguna vez me vieron hablando con un mugroso o paseando por alguna villa es porque de vez en cuando la lastima me alcanza y les acerco algo, les doy, para que vean que soy buen tipo, no solo les doy sino que les digo como, como dejar de ser lo que son.

Pero en el fondo se que no van a cambiar, son así

Y que va a hacerle

Siempre hubo y habrá gente buena y también de la otra, digámoslo, gente de mierda

En cambio, yo no pienso en esas trivialidades materiales de la vida, porque puedo pensar mas allá, puedo mirar al resto desde arriba, puedo jugar a masturbarme con las palabras, y no solo eso, podemos hacer una masturbación conjunta, con mis amiguitos de la facu, que se yo; usted me entiende; el arte.

Les cuanto un secreto

Yo

Es este preciso instante me paro sobre un pedestal bien afirmado, mas le digo, apuntalado con todas las instituciones que se te ocurra, sobre un pedestal que está en el centro mismo de la ciudad universitaria, de una ciudad que se hace llamar “la docta”, y grito a pecho abierto, con toda la pasión; “viva el arte” “viva el arte por el arte” “viva el yo masturbándose” “viva el narcisismo mas prostituido”…

Pero, desde el pedestal veo, que llamativamente no ha quedado nadie, ni los perros, ningún puto oído cerca, ni siquiera esos estudiantes con los que creaba toda la puta mierda, no queda nadie a la hora de escucharte, poeta de la poesía pura, no queda nadie a la hora de escucharte, poeta o especie de semi-santo, de súper hombre, de súper papo, no queda nadie a la hora de escucharte, nadie.

El grito, ese que nos desnuda y nos avergüenza, que lo escondemos y nos construye, ese, grito.

Ese grito se pierde en la inmundicia de mi alma, en la soledad de todo lo que soy, mi grito se ahoga en mi sangre que es veneno.

Veneno barato.

¿Y la tuya?

sábado, 2 de mayo de 2009

muertas las palabras


Un ojo arpía asiente desde SU ventana,
desde SU alarma, desde SU reja, desde SU limpia dignidad
“al fin limpian el barrio”
Dos golpes en el piso
un pesado borceguí

Lo han dado por muerto nuevamente

Ahora la policía,
cansada de girar trompo en tribunales,
cumpliendo su obediencia
mira el suelo…
Indicador:
Botella de vino liberando contenido
Ojos muertos,
piel oscuramente muerta
Postura de muerte,
mueca de muerte,
atuendo de muerte,
horario de muerte
2 de la mañana, tarde para vivir.
Tarde hace tiempo.
Dos manos aferradas entre si
en estructura de plegaria
Sus labios no pudieron nunca articular
la oración de un ascenso social
solo el mendigo tuvo labios para incomodar,
para encarnar la prueba de la desidia.
Testigos? Para que?
A quien mierda le importa…
los formularios,
en este y en otros casos,
están plenamente de mas,
la muerte ya no se da por un acto de muerte.
Es casi una cuestión sociológica…
¡Lógica!
Certificado de defunción?
Ya lo firmaron un puñado de médicos el mes pasado.
De donde venia, que hacia en la puerta de un banco, familiares?
Humanidad?
Humanidad?

muertas
esta noche
las palabras.