jueves, 30 de julio de 2009

Vaya sea dicho de paso




Nuevamente
Como si tuviera un vagón atado
Traigo tras de mi
Los olores que he decidido perder.

Los llevo conmigo
Mas que a muchas cosas

Vaya sea dicho de paso
Los llevo conmigo
Duermen conmigo
Me miran llorar
Masturbarme frenético
Hasta eyacular la angustia.

Mis olores están
Vaya sea dicho de paso

Conmigo

No hay sesión para el sujeto que los olvide
No hay cura
No hay después no hay mañana
Para el que quiera correr hasta el equilibrio
Encarnando al propio vértigo.

Correr hasta el equilibrio
Encarnando al propio vértigo.

Vaya sea dicho de paso.

Como todas las putas palabras.

martes, 21 de julio de 2009

Aunque no me suena nada bien


En el intento
De orientar la agresividad
Tenia que afirmarme a mí primero
Y empecé por destruirme
Y termine por destruirme

Yo destruido
Destruyendo a los otros
Es la síntesis de mucho tiempo
De mucha violencia
De mucho dolor
De muchas palabras
De muchos yo como yo.
De mucho ego reaccionario
De muchas mentiras aplaudidas
Cansancio y asco por todos los huecos
En todas las texturas
Con mayor o menor creatividad
Con mayor o menor desesperación.

Digo:
Quiero ser cariño
Quiero ser amor
Quiero que esas forras palabras
Tengan actitud
Tengan sangre y valor

Se de afueras y de adentros
Se que estoy con un pie en la derrota y en el acierto
Se del rencor y de la violencia
Y de la valorable primeridad de este gesto

Pero no se como
No se como no morir allí
Destruido en lo que destruyo
Odiado en lo que odio
Perdido en lo que pierdo.

Quiero que ser poeta
Signifique otra cosa
Signifique otra poesía
Quiero orientar la agresividad
Para poder decir el amor
Quiero invitarlos a eso
Que creo, Es
Toda una explosión.

Todo un crecimiento.
Juntos.

sábado, 18 de julio de 2009

La actitud de la actitud


Sos cuarteto mi amor
Sos cuarteto aunque te duela una clase aceptarlo
Tus patas son más sinceras
Las veo orgásmicas
Saltar sobre si mismas
Ensimismadas en la felicidad más incongruente
Sos cuarteto mi amor
¿Te suena mal así?
Decílo como quieras
O no lo digas nunca,
Negatelo, que eso es predecible
A esta altura
Que vos puedas exteriorizarlo
Por tu boca seca
Importa un carajo
Como mas te guste
Sos la prueba de que la libertad no se elige
No se elige y pesa
Sos cuarteto
Tus ojos rojos
Cerrándose para gozarse por dentro
Son cuarteto
A pesar de todas las miradas
Incriminadoras, desconfiadas, amables, desinteresadas
A pesar de mi mirada
Que hace pactos salamanqueros para poderte
Poderte asir, poderte hasta el fondo.
Ninguna puede ensimismar tu condición
Tu frenesí goloso
Tu sed de sudor
Tú esencia en bandeja.
Te presentas nueva,
No te conoces
Cuando le das rienda
Al caballo de los sentimientos desbocados,
Al caballo de los gestos burdos,
Al caballo del acierto.
Sos cuarteto mi amor
La actitud de la actitud.
Cuarteto amor
Eso sos, no lo digo yo
Lo digo yo, no lo dice nadie
Así es.
La actitud de la actitud.

sábado, 11 de julio de 2009


Tu cama mas allá y los contornos con tus olores y los repliegues y no digo tu cuerpo porque aun no lo digo, digo que digo tu cama, ni siquiera eso, los contornos y ya no me alcanza, igual de terco voy como de ciudad en ciudad preguntando por muertos, igual de persistente que idiota, voy, aferrándome sin quererlo al lema sobre la hermosa terquedad de la acción, sobre la nobleza de los errores con base en una buena intención. Te quiero decir los contornos de tu tiempo pero no llego a dios, a dios de nadie ni de nada, llego a los ojos de un hombre que mira los contornos de tu cuerpo y se muerde los labios porque no llega a remorderse el alma, porque no alcanza ni a nombrar los rebordes de tu sombra, es tan indigno y tan épico.
Daría hasta el arrepentimiento por meterme en tus sabanas y comerme tus cosquillas hasta la tibieza del cansancio. Te suenan estas últimas palabras, te suenan porque son los rastros de 1000 kilómetros levantados como distancia, son la inútil prueba de que lo cibernético no acerca una mierda, tan cierto como que la poesía no nombra ni de cerca.
10000 kilómetros alcanzan para hablar de soledad,y todabia no concluyo con estos temitas que me cuidan la espalda de perejil, la soledad no existe. Intento viajar hasta vos aunque se a priori los peligros del viaje, aunque se de ante mano que solo es de ida y que dejare un par de pieles en el alambre de púa, la decisión es mía, pero esta tomada antes que el cerebro se comprometa con esta represión, escribo por partido, por desesperado, por enajenado, por inocente, por egocéntrico, por infeliz, por enamorado, por rechazado, escribo por lo que soy y no para ser. Levanto la mano, me miran, me preguntan, las respuestas y las preguntas que tengo se atragantan en mi faringe más sensitiva, persisto en esa demagogia de la participación a toda costa porque tiemblo no estar, porque las costas de este río, si uno mira fijo, se ven tan poco como las costas del mar. Estos versitos redondos, que entre río y mar se van pensando en la soledad, son como una palanquita que se usa para tirar la cadena, tirar la cadena en el sentido que intuís, dejar que la mierda pase a otro espacio que crees, no te pertenece, y, no voy a decir la posta, voy a decir, si, tiro la cadena y pienso que esa frase sobre el divino pecado es buena.
Tus piernas desde tus pies o tus pies desde tus uñas o tus uñas desde tu infancia, para arriba o para abajo, sos mágica, hoy.
Empecé a intentar nombrar tu cuerpo, atento, porque la vida tiene forma de respiración agitada y escapa cuando quiere e intenta pensar cuando siente, y elige quedarse cuando verdaderamente huye, ojo, ojo que estoy hablando sobre cosas ciertas, que ciertamente desconozco, no soy un puerto al que vos puedas acercar tu canoa, pero préstame tu barquito que yo me trepo a zamarrearlo y recagarme de la risa de tu miedo, de mi miedo, de los miedos. Déjame que me tire antes de probar el fondo, dejame que me tire al destrozo de lo pando o a la asfixia del ahogo, dejame que me enamore y me reviente el cráneo nuevamente por las banderas de nuestra puta condición de hombres.
Déjale la evolución como pagare del vértigo, yo quiero ser la paloma lanzada desde el abismo mismo al abismo mismo, yo no quiero ser el que nombre la paloma, la describa y vea irse, quiero ser el agua que se aplasta dolorosa en los contornos curtidos de tu cuerpo, no quiero decir firuletes de romántico pajero, quiero cojerte con prepo como la hace la vida cuando nos hacemos los giles, quiero ser el agua nuevamente, el agua que te llena desde la concha a los ojos, desde las manos al pelo, quiero tenerte como un león en una selva, no como collar no como amuleto no como bastón no como prótesis del aislamiento, te prefiero aguerrida, inhóspita, y tremenda, te prefiero mas viva y menos muerta, por eso te prefiero en momentos cerca en momentos lejos, como a una amenaza prefiero mirarte, como el niño que miraba con lucida imaginación el destino que le asfaltaba el camino que nunca, nunca el niño recorrió.
Empecé a intentar nombrar tu cuerpo, justo cuando no se si me seguirá algún lector, algún perdido oyente, persistente, hay una razón para esto, prefiero nombrarte en los rincones, mas tirando al final que en el frente, prefiero dejarte sucio, guardarte para cuando quieras, quererte para cuando me guardes, desconsolarme, aquietarme desvelarme, despertarte llamarte y leerte, para toquetear tu medula briosa donde las presiones de la política se minimizan y no hay ojos ni orejas ni dedos ni plumas ni tinteros que puedan mas que el dolor y la contradictoria certeza de amarlo, al dolor digo, en resumen, la soledad no existe, la nada tampoco, estas son las aseveraciones de ayer, obvio que permito desdecirme, las aseveraciones de hoy son las imposibilidades como la única posibilidad de acercarme a la verdadera naturaleza de tu instinto mas bajo,
el delicioso instinto de tu sexo.

miércoles, 8 de julio de 2009

De como preparar tu propio alcohol en gel, tambien (como una carta de amor sin el amor de las novelas, o con un poco)


Ahora, por ejemplo, estoy de cara, pero no de cara, estoy escribiendo una carta, como si fuera yo, de un pueblo perdido de corrientes al lado del Paraná, y lo único que hago todos los días, es despertarme, pescar y escribir cartas inconexas a mujeres que se hunden en el agua del tiempo y de la distancia, lo mas cierto de mi vida son los atardeceres, e irónicamente, es lo que mas le cuesta a mi decir, ni me atrevo por que se va, y nunca vuelve el mismo, los lapachos de la costa donde gentes rezan a dios, esa costa trae a la realidad las maravillas del río, las maravillas del sol y de la vida, pero como si estuviera explicando la dialéctica de Marx, Tengo que decir, que hay cosas puramente dulces y mágicas que, porque van en ese constante movimiento del agua yendo hacia mares y salares del ocaso, nos impiden ver el rosa, rosa, solo a veces vemos el rosa, de los lapachos en flor, bien rosa. Con ese segmento discontinuo de momentos que son decididamente rosas, con esos me voy a caminar las costas de la muerte silbando un ritmo eterno, con esas sensaciones de nada mas, de no falta nada, de la puta madre que bueno, con esas sensaciones hoy me levanto de mi cama en el pueblo de la realidad y me compro el diario local donde crucifican a un par de vecinos por semana, y me río porque aun no me toca, y me río por que llevo abajo del brazo un puñado de acelga de mi quinta, me río por que llevo en el bolsillo secreto de mi pantalón un gel intimo para un buen chiste de bar, y me río porque aunque los tiempo me mojen las orejas, yo, aun tengo un par de historias que prefiero callar, y esa complicidad la llevo conmigo, y con mi psicoloco que es un primor, conmigo llevo el día que destrozamos la choza de nuestros rivales, conmigo llevo la cara de papo que puse cuando me entere que iba a ser padre, conmigo llevo personas, personas en mis bolsillos, personas en mis labios, un par de mascotas muertas en las rodillas, conmigo tengo un río que me lleva hacia donde el viento corra. Soy juanele, soy Leonidas escudero, soy Abelardo castillo fumando opio en la cumbrecita, soy Susana Jiménez en un baile de Giménez, soy Alf con su cucaracha gigante a cuestas, soy un buen tipo de mierda, soy un hombre que viaja para darse cuenta que no quería hacerlo, soy el que se arrepiente, vos sos la que no se arrepiente, la que no duda, la que no se cohíbe, la que no se reprime, soy el que se reprime, somos unos preocupados por las reprimendas y me gusta tener un cumpleaños de 3, mañana 9 de julio, me gusta saber que compre un buen regalo para ir, me gusta saber que va a haber un castillo inflable, me gusta que en el dique allá pique, que todos tengan ganas de ir a pescar, soy el que en este momento tiene ganas de escribir alguna idea larga pero que apenas empieza ya se esta desdiciendo porque las relatividades de las cuestiones lo pueden hasta la mismísima medula.
Lo pueden
Hasta la mismísima medula
Y eso
También me gusta.

lunes, 6 de julio de 2009

presentación


queridos amigos los invito a la presentación de mi segundo libro que ya tiene poco de nuevo, pero nunca lo presente en mi pueblo, para quienes no sean del valle y puedan y quieran venir hablen conmigo, alguna mano les daré.. Para los otros, o sea quienes no pueden o no quieren, disculpen la molestia, ah una cosa mas, la letra grande es por que son grandes amigos (algunos)
Un abrazo
El ale

Un balneario sucio, apestado de sueños...
"Elefantes de piedra" (poesía) de Alejandro Arriaga
"Los Elefantes" (cortometraje) director: Martín Ptasik; música original: Juan Manuel Barberis.
Acompañaran la presentación:
El grupo de música Argentina contemporánea
Trío MJC ( Martinez, Jaurena, Ciavattini)

PRESENTACION:

Sábado 11 de julio de 2009, 19:00 hrs.
Centro cultural Comechingones, Mina Clavero, Córdoba.
(Edificio donde funcionaba el viejo casino de Mina Clavero)
Entrada obligatoria y gratuita. Y si se portan bien, vino.