sábado, 18 de julio de 2009

La actitud de la actitud


Sos cuarteto mi amor
Sos cuarteto aunque te duela una clase aceptarlo
Tus patas son más sinceras
Las veo orgásmicas
Saltar sobre si mismas
Ensimismadas en la felicidad más incongruente
Sos cuarteto mi amor
¿Te suena mal así?
Decílo como quieras
O no lo digas nunca,
Negatelo, que eso es predecible
A esta altura
Que vos puedas exteriorizarlo
Por tu boca seca
Importa un carajo
Como mas te guste
Sos la prueba de que la libertad no se elige
No se elige y pesa
Sos cuarteto
Tus ojos rojos
Cerrándose para gozarse por dentro
Son cuarteto
A pesar de todas las miradas
Incriminadoras, desconfiadas, amables, desinteresadas
A pesar de mi mirada
Que hace pactos salamanqueros para poderte
Poderte asir, poderte hasta el fondo.
Ninguna puede ensimismar tu condición
Tu frenesí goloso
Tu sed de sudor
Tú esencia en bandeja.
Te presentas nueva,
No te conoces
Cuando le das rienda
Al caballo de los sentimientos desbocados,
Al caballo de los gestos burdos,
Al caballo del acierto.
Sos cuarteto mi amor
La actitud de la actitud.
Cuarteto amor
Eso sos, no lo digo yo
Lo digo yo, no lo dice nadie
Así es.
La actitud de la actitud.

4 comentarios:

Alvaro dijo...

quien dice que dice lo que dice? 100% actitud de la actitud! sabemos q es su espada amigo. No defrauda y glorifica al cuarteto, más allá de la negación.

Ramacciotti dijo...

Eu, empezar un poema con el verso
"sos cuarteto aunque te duela una clase aceptarlo"
Es como llegar a una fiesta y escuchar desde afuera el musiqueiro a full, con todo lo que te gusta. La mejor invitación a entrar.
El poema en su 80 por ciento me gusta y mucho. Y eso es bastante.

"Sos cuarteto aunque te duela una clase aceptarlo"
Voy a usar esta frase cuando tenga una de esas chicas new córdoba a las que Mati les escribió un poema. Y cuando las remate con esa observación, te lo voy a agradecer por lo bajo.

Barnes dijo...

un golazo el poema!

no te preocupes, estás dejándote ser de Córdoba amor, de Córdoba un vez más.
Mirarse desde donde uno, no cagar afuera del tarro. Eso hay que decírselo a varios europeos que tenemos colados entre los versos. Algunos con anhelos bobos de Borges y manuales de caricias de éxito.

Gringo dijo...

"Ya ves como hasta aquí yo he sobrevivido, no sé qué diablos me dio tu cariño pero ya ves, alguno tenía que perder".

Es lo único que me salió....


gringo