sábado, 31 de octubre de 2009

vamo de vuelta para ver de donde veniamos

Sobre su descubrimiento
Ese sobre la “inutilidad de la existencia”.
Por dentro del cuero,
Y atrás de la procesión de reverencias
Me da una profunda bronca
Su descubrimiento.
Es que lo prefiero enfilado hacia el Cipango
O hacia cualquier inalcanzable sueño.
A algunas verdades
Las prefiero calladas
Allá
Durmiendo sobre los callos de la pereza.
Jorge Leonidas Escudero
Tengo la necesidad de escribirle flores o pájaros cantores
Pero creo que uste valorara
Que intente manchar esta hojita con un poco de sangre
Quizás lo poco que me va quedando de juventud
Sea la impertinencia del sentir,
Sentir fuerte.

¿Se despide?
¿Tiene entre ojo y ojo la salida de emergencia?
Tengo la sensación
De que su poesía sigue clavada en la barra
Cagandose de risa con la ausencia
Con la soledad
Con esas piedras que usted no creyó encontrar.

La “mirada al abismo” no es para mi
Instinto de muerte;
Si su letra es salvaje e intrépida
Es porque uste es libre,
Mas le digo…

Caminar a impulso ciego
Sin noticias de nada
Un ir sin saber a que…

(Sabe Don Leonidas, quizás tenga razón, y eso pueda ser la muerte) de lo que estoy seguro, es que también, ese caminar ciego, ese sin saber, ese andar a donde no se si…
Es la misma marcha que uno emprende por atrás de los sueños.

sábado, 17 de octubre de 2009

Mi gomera no era como la tuya.
Sin embargo en ocasiones era una buena parte,
de todo lo que era.

De todo lo que soy.

miércoles, 14 de octubre de 2009

Seguir bailando 2

Contundente reflejo verme, agotado, rozando el éxito del sujeto que odias. Pongo un punto, me siento y desde acá, intento recordar como sonaban estas mismas cuerdas, hoy hace unas horas, cuando nada de lo que paso había pasado, cuando todo parecía alcanzar algún tipo de dinámico equilibrio… y pienso, estas cuerdas, por lo menos estas cuerdas, sonaban igual que ahora, igual que ahora, con un sujeto radio escucha con las mismas pesadillas y los mismos sueños, menos cagado quizás, mas incrédulo, mas inconsciente, no se. Pongo un punto y me siento a pensar, intento desentenderme del timbre que suena del silencio que comenzó a llenarlo todo, intento guardarme a salvo, procuro salvar lo que queda hoy, para carroñar mañana, porque no valla a ser cosa, que esto del autoconocimiento lacerante edifique un tubérculo sin sonrisa, me digo, no valla ser cosa que te suenen timbres mudos en el alma. Por eso y un poco de miedo pongo el punto y me acuesto a sentir, el aire, a sentir el aire deglutiendo mis pulmones, la sangre haciendo otro tanto por la necesidad de llegar al cráneo, la sangre quiere llegar al cráneo para hacerme pensar, suena ilógico, pero me niego, todo lo que pueda salir hoy de allí, me destruiría, no hay nadie en esta tierra que me de mas miedo que yo.
Pongo el punto y pongo música de nuevo, quiero mirar para afuera. Dirán, evadirse, yo diré seguir viviendo, dirán inmadurez, yo diré seguir viviendo, dirán lo que yo mismo me digo y yo me diré lo que yo quiero decirme, seguir viviendo, seguir bailando, gritarte tu silencio, mirarte a los ojos, saberte, perderte, temerte, partirte. Dirán, era, diré soy, dirán soy, diré era. Lejos, pongo el punto y lo veo venir, por eso será que corro, de eso será que corro, del punto, del punto de esta frase, del punto de este texto, del hilo de esta idea, será que corro, del punto de todos los puntos, del dolor será que corro, dirán, diré, diremos, de nosotros, de vos y yo, dirán diremos, quizás, hoy por hoy solo alcance con un silencio, con irse a dormir sin comer, con comer sin irse a dormir, quizás hoy alcance con darlo vuelta todo y terminar con un punto, un punto de dolor, una cicatriz, una herida, una voz, un timbre mudo, unas ganas vagas de seguir viviendo hasta mañana.

domingo, 4 de octubre de 2009

.

Sin chicanas pajeras.

Despanzurrada la esperanza,
política.

Sin chicanas pajeras.
Los nervios del ojo de Martín.
Su cuerpo.
Ebrio.
Duerme de resaca al sol.
En una reposera renga.
Aun de pie.

Despierta.

Sin chicanas pajeras.

Dice que compre otro vino.
Que le diga a la Rosa que el amor no es un sueño.
Es nuestra condición.

Amor a toda violencia.