miércoles, 16 de diciembre de 2009

Células mañosas
Va la luz acomodando
En mi cuerpo de 22 años gastados
En una pantalla fría de concreto
Un recuerdo obtuso, va la luz
Permeando sensaciones en colores.

El arroyo atravesando el desconsuelo
Llevándose los egos al mar
Para anclarse a la deriva de la soledad
Pidiendo retóricamente
El permiso de ser ya siendo.

El sauce ausente desde la última crecida
Prueba el rumor de vida que apenas existe
Cuando viene la lluvia a decir nuevamente
Que la vida de los verdes conquistara el dolor
Que crecerán los yuyos preñados de olor a muerte
Pero crecerán como involuntariamente
Como la alegría saltaran de la tierra a ver el sol
A parar de pecho la garúa de las estrellas
Crecerán las piedras en contra de los calendarios
Construiremos esclavos del amor con resignada contundencia
Honrados esclavos del amor construiremos
Empuñando el juego impreciso de los hijos
De las crías que nos crían
Partiremos a ver crecer otras cumbres
Cuando la muerte dibuje círculos estaremos tristes
Tristes de una certeza clavada en algún nunca mas
Tristes de habitar el crecimiento limitado
Probablemente nadie tenga la falsa paz de los algarrobos
Probablemente nadie logre crecer tan lento
Quemarse el cuero en cada tallo y cada hoja
Probablemente ya nadie se digne a brindar por el pasado
Quizás no diremos más la palabra verdad
Huiremos al agobio del resentimiento
Ya sea corriendo una pelota
Bailando algún silencio
Infartando nuestra ansiedad.

Un pie del que no registro propiedad
Tiene rancho en la paz de esta agua que se desliza
Y los pececitos inocentes, inofensivos
Imbuidos en el vértigo de vivir
Vienen a masticar los callos
A limpiar los juanetes de toda vergüenza.

El silencio, una palabra imantada zumbando en los cansancios
Tiempo devenido tiempo devenida muerte
Y entre las coordinaciones azarosas del destino
Tiempo devenido tiempo devenida muerte
El amor haciendo las guerras que construyen
Y se derrumban devenidas en el tiempo
Devenidas en el fin de los comienzos

Cimentando el agua del pasar:
Pido mis disculpas, agradezco lo inmerecido
Con lo merecido me esfumo a correr
La pampilla de la libertad
El arte del desasosiego
El abismo de las miserias
El dulce y filoso abismo del amor.
Presto el pecho para tatuarme lo que venga
Lo que quiera quemar
Lo que me queme.

Tendremos un pasado ideal e irrecuperable
Cruzando nuestro futuro de amargura digerida
Amargura digerida es el olor de los corazones fisurados
Amargura digerida es el fuego de la cal en las manos de dios
Amargura digerida es mi cuerpo junto al tuyo lejos de una cama
Lejos de estar juntos.

Vengo barriendo las calles con la vista
Con mis oídos voy reptando vuelos
Y percibo el folclore de la violencia
El folclore del exilio posmoderno
Todavía se dignan Transpirar
Alguno de sus bailes cuarteteros
Mi Córdoba parece lentamente nuestra Córdoba

Amargura digerida es la resaca de los sueños
Amargura digerida es el feto de un milagro
Amargura digerida es el no nato que empeñamos al futuro
Amargura digerida es que estés con otro
Amargura digerida es saber
Cuanto tiempo gris vomitó la rutina
Cuanta luz no dimos cuando se fue el sol

La amargura digerida
Es también
La amargura que acarrea
Todo conocimiento
La amargura
Dolorosa
De toda bisagra
De todo
Parido
Crecimiento.

3 comentarios:

Poetas Intenteros dijo...

no lo leí; pero me siento mas agraciado al haberlo escuchado! Un honor! Muy bueno pendejo!

Álvaro.

Cíclopa dijo...

22 cuerpos gastados en tu tiempo de existencia, en todos los rumores que suelta tu habitar.

pezon dijo...

quizá me gusta que te tes convirtiendo en un resentido...

un abrazo desde acá