martes, 28 de diciembre de 2010


Gira centrifuga

gira centrípeta

la polaridad

cuando nada importa

la luz y la sombra

pasan de la magistral caricia

al tumor floreciente

de flores crueles

de dolor acoplado.

Acostumbrado a la costumbre de parafrasear la existencia con la palabra lucha. Esta es la mañana de diciembre en que un cuerpo existe abandonado por todas las luchas acostumbradas, hoy mirar el vacío con que las manos sacudirán las migas de las sabanas ha descolocado cada vagón del ejercito de los sentidos, he amanecido de nuevo y hoy no me animo a decir para que, porque, hasta cuando, hoy no lucho, hoy permanezco acostumbrado a la costumbre de permanecer buscando mas indiferencia divina debajo de la cruz dogmática del espacio y del tiempo.

lunes, 6 de diciembre de 2010

Locos también los que luchan haciéndose los más locos
Los cuerdos los sanos los normales la masa la norma
Locos los locos pobres rotos solos sordos mudos
Locos por locos ideas torpes de nuevas mentes infectadas de mal alcohol
Huérfanos de la cordura todos cuanto siempre alguna vez un poco
Rincones desmantelados cartón frio de lo que falta y sobra
Invisible noche en la noche para la noche ahora y siempre ahora y siempre
Nada de sonido silencio oído medio equilibrio de uno
Vértigo popular algo abran por algo merecido se lo tienen
Distintos derechos cojos zurdos putos putas choros negros cacos cosos nadies
Cada uno tu espejo
Saludá
Te estamos filmando
Más vértigo sueño sino que más no delivery ilusión real caída abismo noche mañana y noche
Oído medio comienzo empiezo lento el desequilibrio para por donde ningún lugar salvo si
Solos carnales cuerpos sonrisas virtuales perfiles sexis me gusta me gusta y me gusta.
Locos los cuerdos los medios los sanos los limpios todos
Locos más locos hiperlocos los que ahora duermen para mañana polarizar sus ojos
Bien tus nenes bien bien que se encierren en barrios claros juntos sanos
Sus deportes sus músicas sus elecciones sus conquistas su democracia y que no salgan
Locos los todos cada uno hasta siempre y cuando por los siglos de los siglos
Locos con fe Benito gil pascual agüero el mesías ya no los defraudare
El capicúa capaz de accidentalmente asesinar a su hijo
Lavarse las manos Poncio en su misma sangre por este bendito país de libres gorriones
Oíd a tus virtuales parias de la patria gritar
Siempre solos todos locos hipócritas desérticos
Náufragos de Juan domingo y su barbarie eterna
Solos siempre locos comprometidos mártires
Honor y gratitud.
Honor y gratitud.

martes, 23 de noviembre de 2010

El refugio natural
Belleza sin hombre que la nombre
Pudo casi fácilmente trascender los límites del ser
Y las tormentas irrumpen en mis decisiones
El sol puede caminar mi cuerpo incinerarlo
Y la noche aunque sea muy posmoderno
Me termina durmiendo
Luego para siempre.

Cicatrizan las heridas
Que causa la omnipotencia
De humanos desbocados de poder
Y el supuesto dominio de la naturaleza
No solo trae su precio
Sino consecuencias lamentables
Que cotizan en la bolsa gris de la autodestrucción.

lunes, 1 de noviembre de 2010

Retrocedo justo.
Una enana pasa rauda entre gigantes.
Escala en la muchedumbre.
Su energía se tranquiliza
Agotándose
Gira la percha de sus hombros.
Retrocedo justo.
Reluce una remera gris con verde lumínico.
Ben 10 fuerza alienigena.
Hay si esta enana tuviera un brazalete en este momento.
Con su mano valiente de tres años de mundo.
Apostarse niña segura a Girar la forma
A soñar el reverso posible el mundo distinto
Y con su mano
Como una animita en el aire gris de los motores
Aspamenteramente la niña sola
Sola puede apretar
El botón
Y presionar fuerte
También con los ojos
Para que la descarga al alma sea una sorpresa
Ciega

La fe de viento Abre sus ojos miyazaki libre
Y corre corre
Corre.
Retrocedo justo.
Me hago cielo.

miércoles, 29 de septiembre de 2010


Y vení a tocar esta piel te pido
Si también allá
El cielo llora
La paciencia de dios
Que descansa y muere
Sin verbo que diga
Sin hombre que sienta.

Cogido por luz y sombra a un tiempo
Estoy leyendo la revolución en la biblia
La huerta del Tano en el miedo de moisés
Llueve en la historia
El pueblo ayer dudó
Hoy también
Egipto y su esclavitud, el molde de la conformidad
La cara conservadora del pueblo de dos caras
El Tano resuelve sin final su revolución
La música crece en la planta que alimenta
El barrio que crece en ojos que no quieren ver y orejas que no quieren escuchar
Menos un punto
Punto donde el Tano resuelve
Sin intelectualizar su sangre
Sin ser un lacayo de la ciencia empresarial
El Tano resuelve
Alimentar un edificio con la huerta de la revolución
Ateo del dios dinero.

Moisés:
¿Fue apedreado por su pueblo cuando el desierto los chupaba?
El Tano no es un héroe
Es macula y ojal
Es la tormenta vista desde adentro
La exterioridad de tú moral y tú ética
Es el que pide en tú esquina
El externo que de sucio te repele
El que si tiene que agujerearte ya te perforo con la violencia que vos le das
El Tano es quien carga con la más pesada de las libertades,
La de su culo en este mundo, la de su alma.

La simpleza en ojos que ven es el arte
El arte en hombres que sienten huele a mierda pero caga futuro
La música en oídos que oyen suena a sueño por lo gratis
Alegría y dolor desbordando el límite
De tu piel, de tu propiedad, tu limite, tu origen y pertenencia
No hay grados medios posibles para esta militancia no hay una pregunta anterior
La necesidad estaba en el semen de dios
Que luego de ponerla, gustoso imagino
Nos enseño su espalda.

Quienes eligen comprometerse
No se han comprometido nunca con la causa burocrática de sus miserias
Pagan impuestos con marchas ciegas
Por Egipto
Para seguir esclavos
En Egipto.

Llueve con la materialidad húmeda que ha llovido siempre
Pero acá se llueve la lluvia del presente que destapa
Se llueve a sí misma el agua que crecerá hacia el cielo
En las plantas que alimentaran el barrio
El Tano reza, rearma su artesanía de vida, guía a su pueblo
Y cuando se toma un respiro, también tiene miedo
Pero siente en su centro
El nuevo tallo de la vieja flor.

miércoles, 8 de septiembre de 2010


Te traigo de los pelos

Y callate.

Que me miras?
el que pide esto a gritos sos vos
vos

Cuando te estancó el tiempo
de los 60 segundos
a los 60
y multiplicando
naturalmente
hasta la línea
larga fina
y
larga y fina del tiempo, justo, ahí
te cagaste..
Y pataleaste, no puteaste porque eras un niño bien
lloraste como llora un ojo
cualquier ojo.
De un ojo lloraste

Te traigo de los pelos
Te traigo el pendejo sensible que te asombra
Te asombra desde el ojo de tu padre
hasta tu ojo
padre:
Te asombra tu hijo
La infinita violencia con la que actúa tu hijo
La infinita bronca, la inocencia y el duelo
Te asombra el odio que puede habitar en un ángel
Y es natural
Las almas se rompen
Y también se arreglan
Como iba a ser de otra manera

Pero mira, mira vos como son las cosas
El angelito te esta enseñando a vos al final
La lucha no termina nunca de ser una frase
Una frase una frase y eso
Todo lo que puede curtir la piel de los hombres

Por primera vez
Tu nueva piel
En las espinas
Ultimas secas
De este viejo monte

Desde el ojo del hijo una lagrima
Desde el ojo del padre un silencio para mas tarde

Y acá es donde vengo a traerte de los pelos
A cebarte un mate a darte calma
Para mañana
Para mañana.

Cuando te traigo de los pelos no hago más que darte otro tiempo
Cristalizar en la realidad material del día humano
La materialidad de la magia del mundo
Piedras en las almas.


Y la palabra dolor se parece mucho a la palabra
Amor
Pero no.

Nada que ver.
Hasta ahí el ojo
De allí en adelante

De un ojo lloraste.

domingo, 1 de agosto de 2010


Sabe donde va la luz
Cuando cruza pueblos secos
Chupados en la inmensidad de la distancia

La luz va alejándose de toda esa humareda occidental
Que más que iluminarnos
Nos encandila
De la calle central hasta la iglesia
La policía y la casa bien
De gente buena

Sabe la luz por eso la brisa
Fresca con la belleza / revolucionaria simple
De lo honrado
Corre libre en el lomo de los caballos
Agotados de latir su lucha diaria

Sabe el cielo que no es necesario
Tener ojos y menos ojos claros
Para ver otro mundo
Si entendemos la inseparable
Condición de todas las condiciones
El amor y la in entendible justicia de sus tragedias

Sabe el silencio arrugado del tiempo
En la piel de los hombres
Por eso ejerce su violencia y su amor
Sobre una tierra que lo lacra, lo corroe, lo sostiene
Lo acuna en su muerte
Hasta el otro nuevo brote
Sin nuevo tiempo

Y el cuerpo falso que se yergue
Sobre cimientos traidores
Oportunistas de la desidia
Sabrán a su tiempo caer
Ante la franqueza de los molles
Algarrobo de los pueblos

Sabremos devolver en mano justa
Esos vidrios de colores con los que
Desde el día de su raza
Nos traen esclavos de su historia
Engañados

Pero la justicia que achatara el suelo
Donde pisa la balanza
No la impartiremos solo nosotros
Los gorriones

La naturaleza sabrá como ha sabido siempre
Dar el lugar justo a los indecisos por maña
En la mortalidad de su certeza

Nuestro camino parece apuntar
Hacia el reencuentro
Mas profundo
Con la realidad
Mas concreta
De nuestras almas

lunes, 26 de julio de 2010

Estas cosas pásan cuando alguien te pide que le pongás un nombre a la noche:

Probablemente la búsqueda misma.

Caminando ese otro día
Día que rajó de las mismas gateras
Que por ejemplo
Este día.

Caminando un sendero
Que como una flecha
Sendereando a lo raíz
Se encarama en el corazón
Del monte

El monte
Es una especie de visera profunda en el mundo
Una mancha tupida en vida
Una energía falsamente anárquica
Circundando todo lo que allí muere
Nace o muere, muere o vive.

Venias de la otra arteria del camino
Venias encima de tu paso
Como caído adelante en sombra
A cuestas viejas tu lomo carga
Con tu profundo y
Sabio
Silencio

Algo dice
Que el paraíso esta en el alma
Otra parte
Dice
Que
Aunque así fuera
Hay que buscar
Algo mucho mejor que.

Probablemente la búsqueda misma.

martes, 20 de julio de 2010

En la comisura de los cerros

Poema escrito a raíz del suceso existencial de Jorge Leonidas Escudero.


En la comisura de los cerros
vive un tal experto
en las derrotas de la alquimia,
por lógica áspera
este ser es un poeta del carajo,
devanando cecitos
baja de vez en cuando
a la planicie de los días que se cuentan con asco
y revienta como bubones de sangre
en la sensibilidad de los aspirantes
al trono de los desprestigiados,
marginados, mandados a hacer por delirantes
por excesivamente creyentes.
Retira las dudas con una sonrisa de borracho
Pedigüeño de otros códigos,
y tantito te descuidaste
te empala con una metáfora filosa
rellenado tus domingos a la tarde
de martes
a las tres de la mañana.
Y así como sonseando
el enanito de la palabra injusta
pega la media vuelta
y se encarama rumbo a la noche,
en la comisura de los cerros.

lunes, 28 de junio de 2010

Patio O!

Agrego círculos rojos como letras en la espalda mordida de esta lapicera.
Las agrego con esperanza en las frases que no quiero ver morir.
Sin seleccionar / cuidadosamente / nada / saco una palabra del bolsillo y la pongo.
Re-siento esa palabra que nos junta en estas calles gastadas.
Cansadas de tanto festejo mundialista para tele8 de universitarios disculpados.
¿Donde festejaban los que siempre mantuvieron en su gloria al Diego?
¿Donde los que abrazan esperanza porque necesitan abrazar algo más que el dinero que no les sobra para irse a dormir y animarse a despertar?
¿Donde fueron a festejar esas familias que cuando salen se acuerdan de intentar la changa y encienden el fuego de sus asadores choriceros en los núcleos del gentío?
Fueron a festejar trabajando.
La pasaron muy bien, se quedaron hasta que los mas alborotados se fueron a dormir dejando toda la mugre en la calle que no les pertenece, en la calle se quedaron las familias aguantando el puesto, aprovechando las ultimas brasitas, comiendo ellos, cagandose de la risa, y la pasaron como la puta madre, porque ellos ganaron aun mas que todos los otros, ellos prendieron las velas para que a maradona no se lo termine de llevar por delante la merca, ellos fueron tomando las calles de la peatonal para vender la cara de los dioses terrestres que también pagan sus impuestos de vida con sangre que a veces también, como a todos, les brota del culo.
Probablemente la verdadera cara de los verdaderos dioses que aun alimenta la humanidad, que se yo, un maradona, un rodrigo, un indio, un sandro, una gilda, un gardel, un gimenez, una eva, una copa del mundo para tomar algún vino de caja. Una copa del mundo que sirve para mamarse. Esa si que es buena.
El giro funcional de los sueños.
La materialidad más fecunda de la fantasía.

¿Desde cuando las palabras solo sirven para esquematizar valores?

Esa es la foto que vi y no quise sacar.
Esa es la postal mas justa para dejarla tirada ahí.
Donde tevez es hermano y messi primo segundo de un amigo.
A ver si por andar embobado en eso de analizarlo todo tanto pensaba de más y me dejaban afuera de la foto
del verdadero equipo.

¿Viene con chimi che?

sábado, 26 de junio de 2010

Que Lorca mi viejo

¿Bilateralmente? convendría comenzar por el final, al menos uno de los finales, aquel intrascendente que me tiene dándole rosca a la manija de la puerta de un Torino blanco. Gabriela, Susana y el gordo canoso me dicen al unísono que me suba, que entre, que me acercan hasta donde yo quiera. La actividad en mi mente se concentra en la posibilidad de ingreso negada por esa maldita puerta, por esa maldita cerradura; sin embargo ese pensamiento dura nada, el vino o mas bien los vinos de recién, el porro de hace un rato y todo un día de cuento me incitan a no entrar al Torino; hay algo que me dice que debo apostar por la jarana. Ya que el frígido Torino que no me abre la puerta es la metáfora del final, o al menos el Torino es el mazacote de acero y carne que me remolcara cinco cuadras hasta la cama; y ahora que podría competir por el premio de los mas enfiestados, miro la manija negadora y la suelto; miro a los ocupantes que siguen fuertes y persistentes en sus "dales", ale, subí, que te llevamos, por la otra puerta;.... los miro, pienso, y les digo: vayan no mas porque me enfieste y voy a intentar no volver por ahora. Se fueron. 2 segundos tarde en arrepentirme de no haber subido. ¿Que voy a hacer yo solo acá, en la megalópolis de las Papas, con esta pinta de croto, con este olor a billetera flaca? ¿Que voy a hacer yo solo, a las 2 de la mañana, en la ciudad de mis ancestros? si. La ciudad de mis ancestros vino hoy a ser, paradójicamente, el espacio mas ajeno, ¿mas ajeno? vendría a funcionar dialécticamente como una porción de la historia personal que por negada no deja de perturbar.
Inmediatamente el gordo canoso que reventó una copa de vino en el bar y se quedo como tildado toda la noche, acelero su viril Torino hacia las montañas, hacia el vientre de piedra que da soles a nuestra luz. También inmediatamente sin proponerme ningún giro extraño, seguí caminando en la misma dirección de mi cama, y me fui llevando la fiesta en la cabeza, todita para mi; me acosté con ella, y dormí como un bebe olvidado, sumergido en un tiempo y un lugar que prácticamente no me registra, no necesita de mi fuerza, no necesita de mi fiesta.
Ese fue un final; lo más interesante se dio al comienzo, pero no deberían entusiasmarse mucho con leerlo porque es imposible de narrar. Al menos es imposible reconstruir el calor, la sensación de estar en el infierno. Infierno que me acogió la tarde que llegue a la ciudad de las papas. Hacia un calor prometedor de tan agresivo, no hacia falta ser garcía Lorca para sentirse como dentro de un horno, un horno que estaba cocinando lo que vendría mas tarde, ninguna sorpresa. Pero vamos por partes. “Calor – Lorca, que calor que Lorca” me repetía después de bajarme del colectivo (lo del viaje es historia aparte, ya me tatuare algún indicio). Caminaba y no podía pensar en la táctica del día, en el futuro estratégico de la poesía y sus mezquindades, no podía nada, solo repetirme, obtuso, entre dientes, ¡que Lorca mi viejo! ¡Que mierda are yo acá! ¡Quien me manda a venir un día que todo se derrite!
Pero bueno, allí estaba, caminando con inercia en dirección al único punto fijo de la ciudad, “Balbi Funcional”. Balbi es el único lugar que si ó si hay que visitar; es en estas tierras abandonadas al polvo, el santuario del capitalismo sin clase, donde por 100 pesos todavía se puede hacer una buena compra. En el camino incendiado por el Lorca, mire pausado la media pulgada de mi celular pantalla plana y raspada, mire la hora; y cuando pude reconciliar un hilo del entendimiento, cuando pude reconciliar la conciencia, atine a decirme íntimamente: ¡La re puticima madre! Son las 4, Balbi esta cerrado hasta las 5, ¿de que me disfrazo con este Lorca?
Hay ciudades particulares, podría decirse que todas lo son, hasta aquellas que son particulares por no ser particulares. Villa Dolores es una ciudad donde su gente reconoce su situación, por eso cargan con la cruz del calor estoicamente; nadie llora en las siestas, nadie habla del calor, aunque falte el aire, la gente tiene los pensamientos tibios, viven de la esperanza de que refresque. La prueba: es la ciudad de Córdoba con mayor índice de heladerías por individuo.
Aquella siesta que imperceptiblemente protagonizaba con descuido, me freno frente a la plaza, frente a una heladería bien chiquita y humilde. Después de pensar / decir; ¡que Lorca loco! Entré. La marca de helados que distribuía aquella heladería era de Mina Clavero. ¿Acaso era un intento de refugiarse en lo conocido? ¿Acaso fue el último manotazo de un ahogado en el calor buscando algún splits del consuelo? Ya estaba adentro antes de cualquier pregunta, antes de todas las respuestas me había olvidado de todo; en mi mente crecía nuevamente el tumor de un sintagma entupido; “Lorca” “que Lorca” “la mierda”… ¿helado?, yo no quiero helado, ¿tienen gaseosa? Fanta por favor. ¿Tienen hielo? Bueno, no importa.
Me siento, al ratito me increpo, ¿querías gaseosa?, me contesto: algo había que consumir, es cierto, pero ¿Qué querías realmente? Quería un ambiente más fresco, quería un geniol bien fuerte para el dolor de cráneo que nace en mi ojo derecho. Probablemente quería una amnistía con el ambiente, mostrarle una bandera blanca del cagazo para ver si aminora el furibundo Lorca.
Escueta era la heladería, Gordo su dueño, pícnico digamos, sobre todo pícnico en su carácter, amistoso, leal, pueblerino, mas, el gordo pícnico parecía fundamental, casi como un intestino de este pueblo, un embrague para las relaciones: en una hora reloj dio un pésame, seguido de muy profundas condolencias; dio una palmada a un flaco que parecía como estancado en una angustia panda, angustia de dolor, dolor de muelas decía, el Gordo pícnico sabia, lo se por sus ojos, que el dolor nunca es de muela, por eso lo palmeo como a un hijo que se cae de la bici, lo palmeo como un padre. Dio tres felicitaciones; una importante y larga a un tal Ramón, hombre menudo y escueto de charla que dijo después del “hola gordo”; “para estas fiestas van a dejar salir al Carlos de la cárcel”. El gordo en un tono siempre certero, lo felicito, hablo de la importancia de las fiestas, de la familia.
En una hora reloj; yo hice 17 movimientos intrascendentes, fantasmales casi. El gordo pícnico, heladero, bonachón y encima fiador; en una hora reloj dio un pésame, tres felicitaciones, fió un helado de dos bochas con gustos clásicos y tiro como si fuera una ametralladora moderna algo así como 59 chistes, uno mejor que el otro, lo juro.
Lo único que atine a decirle al gordo fue lo siguiente: ¡¿que Lorca no?! Acto seguido, el gordo me miro, seguro pensó en lo idiota de los adolescentes, en lo carcomido que tienen el cerebro por las computadoras… los pensamientos del gordo salían por altos parlantes, sus ojos eran la transparencia, la sinceridad extrema.
Sorbiendo mecánicamente gotita tras gotita de Fanta se hicieron las 5 de la tarde, el deber me llama –pensé- pensé en las ofertas de la Balbi, pensé en su epíteto “funcional”; pensé que su dueño era un poeta del carajo; certero, provocador con fundamento. Balbi era muchas cosas pero sobre todas, era funcional.
De la heladería me fui sin saludar, intentando hacerme imperceptible. A Balbi entre saludando, mostrando el pecho, caminando como pato paspado; probablemente era el único lugar que me esperaba en esa ciudad; el único lugar en el que no era un extraño.
La compra fue mesurada, por la billetera y por la oferta, un desengaño: hoy ya no se puede hacer una buena compra ni con 200 pesos. Pero al menos había aire, calzoncillos y medias 3 por 1.
Una hora robada al día; nada de Lorca, nada de mirar el celular, nada de esperar nada. Comprando se va el tiempo y Balbi a pesar de todos los pesares sigue siendo un lugar que invita a los sujetos perdidos, los lleva como niños, los extrae del tiempo, les convida de su vértigo, luego les cobra y los abandona nuevamente en la vereda, casi como a mi.
Las 6 de la tarde, una compra hecha a medias, papa noel compro fundamentalmente medias y no es triste, son de oferta. Las 6 de la tarde, una bolsa, mi cuerpo en la vereda, sorprendido. ¿Por qué? ¿Lorca acaso? No.
No, me repito, no!. La puta madre, estaba cayendo sobre la ciudad de las papas la lluvia más torrencial que se halla visto de acá a 30 años en reversa.
El paisaje era otro. Las veredas como enjabonadas por el barro, la tierra, como guadal resistiéndose a la humedad, las calles como ríos, no jodo, las calles marrones con espuma como los ríos de la sierra cuando crecen; las calles sin las calles, autos anclados, gente descalza, miradas perdidas en la lluvia, el cielo cayéndose a baldazos, automovilistas imbuidos en el terror de las piedras, el Apocalipsis de los automovilistas, piedras que impartirán justicia, piedras que también crucificaran a algún inocente, porque la fe es obtusa.
Miro abstraído y pienso casi de memoria en aquel poema de Ceferino Lisboa que proclama rudamente sus vocales ásperas en el aire y las convido al paisaje:

Brasas

Sólo porque el silencio
Es una piedra arrojada
Sin destino
Adhiero a los reclamos populares

Su confianza en un sistema roto, pienso –escribo-
Sólo es entendible
Por esa confusión
De las movilizaciones
Que se llama fe.


Las palabras, probablemente solo en mí, solo ese día, entre el Lorca y la lluvia final; probablemente solo a mí estas palabras me lleven al límite; a pensar la historia, las historias surcadas, preñadas por el caos y el azar. Inmensidad de hechos perpetrados por una mano ciega, la fe, una piedra en el vacío.
Vamos de vuelta; las calles como ríos, los ríos marrones como la tierra, la tierra resistiéndose a la transparencia del cielo. Resistencias, me digo basta, vos viniste para algo, anda, hacedlo y ándate.
2da. ¿Qué mas tenia que comprar? Un pista de autos para que papa noel quede fenómeno, me encamine al sitio tradicional de los regalos, me moje, pero no tanto.
Cuando entre al local una doncella de ojos celestes, de un celeste que se aleja del celeste predecible de los ojos celestes predecibles, era un celeste infinito y gatuno. Ojos celestes, de guardapolvo jardinero, de tacos de corcho, de piernas tatuadas. Estaba ella, limpiando el piso. Me frene. Se freno. Nos miramos. 2 segundos. Luego me dijo muy cariñosamente: pasa, dale, no tengo todo el día. Yo atine a decir una de mis frases instintivas, vulgarmente repetidas, no sin mirarla a los ojos le dije: “Perdóname la vida”.
De alguna manera estaba entrando yo como al arca de Noe, afuera el diluvio mataba ateos como hormigas, ahogaba incrédulos, apedreaba pecadores; yo solo quería un regalo. Lo mejor de todo era la situación puesta en perspectiva: la mujer del negocio era un ángel, híper sensual, desmesuradamente buena onda, yo tenia que comprar algo en su negocio, ella quería que yo compre algo en su negocio; y la cosa se ponía mejor mirando puertas afuera; el diluvio lejos de parar aumentaba su violencia, llegaba el viento como si estuviéramos en medio de una tormenta caribeña… deduje: hay una mujer hermosa, estoy descalzo en una juguetería, tengo 100 pesos para quemar, tengo mucho pero mucho tiempo hasta que pare de llover… este puñado de cosas, podría tal vez cambiarme la vida, esta vendedora podría pasar a ser mi mujer, mi compañera; este local de la felicidad podría ser mío, esta maldita ciudad podría ser mi maldita ciudad; no estaría mal con esas piernas. Todo resumiéndose a la fe que de tanto calor hace siglos desvaría.


martes, 1 de junio de 2010

A la memoria del poeta pampeano Bustriazo Ortiz

De sangra piedra
Crea universo agua
Evaporarse luego
Solos nueva mente
De sangra piedra
Destruye falacia tierra
Sumérgete amigo tieso
Deja esos ojos de odio
En fondo mas fondo
Turbio rio.
Acércate antes que el descuido
Llene las ventanas
Con persianas de silencio
Y los ojos de tu madre
Se silencien de inocencia.
Acércate.

domingo, 23 de mayo de 2010

Animitas en el baldío humano Bautismos de cal

Para el Huron o lo que queda de nosotros.


el baldío helado
ese que entre paja y espinillos
sabía esconder las animitas
cuando nuestras gomeras
reclamaban sangre caliente.

esa misma inocencia cínica
que nos hacia transpirar las manos
cuando la guerra con el otro barrio se recrudecía
había un solo código estable en el medio del campo
toda violencia
salvo contra la animita
ese diminuto gorrión blanco
era dios, y no tenia perdón dañarlo.

el campo es el mundo
la institución de dios es la iglesia
la iglesia quiere amnistía y perdón para los genocidas del mundo
la iglesia quiere amnistía y perdón para los genocidas del pueblo.

james smart y joe martínez de hoz entre otros
se han ganado el perdón divino
por eso un grupo de abogados y empresarios del señor
los protegen
abogados católicos
don pérez companc y sus secuaces
hacen algunas cositas mas que preparar autos de carrera
son los dueños de los negocios del episcopado
enrique v. del carril y eugenio aramburu
son los abogados del señor
son ex funcionarios de la dictadura.

durante las mañanas
en que el invierno nos dejaba con el aliento duro
salíamos a deambular con el Facha, el Beko y el Coki
por las obras en construcción del barrio cerrado de la gloria
llenábamos las mochilas del colegio con botellas de cal sin apagar
a la vuelta las dejábamos escondidas en la esquina dispuesta
la tarde no será larga por el invierno crudo
pero con dos horas alcanza para apostar un par de riesgos
no era una lucha sana, pero era una lucha lógica
intereses, agravios, venganzas, cosas de niños.

estas animitas de este mundo
estos gorrioncitos blancos
que perdonamos por buenos cristianos
estas almitas en pena, trastornadas por la condición humana
pecadores leves que agujerearon la raza humana
se comieron las porciones de sangre que les estorbaban
hicieron huecos como las polillas
en los abrigos
y este invierno no perdona
perdona la iglesia a las termitas de los sueños
perdona la iglesia la gula de poder
perdona la iglesia a sus socios
la iglesia tiene guardada la ley natural
por eso será que no perdonan a las mujeres desesperadas que violadas ruegan un aborto
por eso será que no perdonan la pobreza peligrosa
esa pobreza que roba, droga y ensucia su realidad
sin mas razón que el cinismo humano (el de su mercado)
el cinismo del hambre es del pueblo
el cinismo del oro brota de roma.

porque guardan en sus herméticas bibliotecas la ley natural
será por eso que no perdonan a nadie que pretenda aceptarse distinto.

el Huron se encargaba de la preparación
agitación y lanzamiento
de las bombas de cal, nuestra arma mas aterradora
luego corríamos al frente agitando los palos
mientras las gomeras sacudían el aire de la retaguardia.
al medio día cargábamos las botellas de 500
con cal viva
y le dejábamos el toque de agua necesario
para generar la presión…

el campo es el mundo
el baldío helado sigue siendo ese mundo
la animita no es dios es un pájaro
un pájaro con más inocencia que los consejeros de dios en la tierra
la guerra sigue entre los barrios
la fe sigue siendo del pueblo
la fe sigue sin ser ciega
igual que las bombas de cal viva
que se agitan
que explotan.

el huron esta preso
la ley natural lo dicta
el huron esta preso
por intentar robar una cocina industrial
de un bar abandonado
los socios del vaticano
los preparados para la salvación
los genocidas ideológicos
los asesinos convencidos
esos mismos de la sangre limpia y buena
están libres
son animitas en el baldío helado
animitas en el baldío humano.

sábado, 22 de mayo de 2010

Van arando el cielo de túneles vacíos
Con sus vuelos deformados
Modas exquisitas en el aletear de las sombras.

Hemos llenado el mundo de patrias
Patrias de consuelos
Y tentadores poderes
Patrias de usurpación
Y privilegios
Patrias de frenesí
Y cansancio
Patrias de ojeras
Y silicona
Patrias de exaltación
Y angustia
Patrias de domingos
Y consumo.

Patrias que van
Arando el cielo
De túneles vacíos
Con sus vuelos deformados
Modas exquisitas
En el aletear de las sombras.

miércoles, 21 de abril de 2010

El perro monocorde

no me acuerdo de vos
no se quien sos
si aquel tagarna que lumpiaba su revolución poética en lugares donde nadie oye
o este joven viejo que se vino a angustiar
cuando callo en la cuenta
que todo lo que estaba produciendo en nombre del amor
era pus
no me acuerdo del nombre de los barrios que cruzo cuando cruzo por costumbre
no me acuerdo de los perros que me siguen
de la misma manera que ellos no se acuerdan de mi
no se puede andar describiendo esa libertad sucia porque aturde cualquier palabra
no necesito silbarte cuando se me cante cruzar la esquina
no necesito chistarte para que sigas el rastro de mi dogma
no lo hago porque lo hice un millón de veces
no lo hago porque un millón de veces alcanzó para hacerme mierda
no te silbo cuando doblo porque aprendí que vos tenés tu camino
sos un perro o sos un hombre como todos
los quirófanos para accender de clase no dan vida
no dan eso que nosotros llamamos vida
no vamos a andar envidiándonos el dolor
no vamos a jugar ese hipócrita juego de hermanarnos en la desgracia
de aplaudirnos la mediocridad bien metaforizada
de abrazarnos por las chances de un cargo publico con desayuno doble
cuando te quiero acariciar te pego un chirlo en la cabeza
se que nos entendemos cuando no nos vemos
si me seguís, bien, si te sigo, bien, si nos separamos, bien.
si tenés que andar midiendo mi ego para relajar tu compromiso
hace lo tuyo con buen gusto
tu buen gusto es TU buen gusto
ese buen gusto que tilda tu familia de friquis y progres
nosotros los rotos cagamos las calles del barrio de tus sueños
somos pesadillas que cagan las veredas del barrio de tus sueños
cagamos hediondo y hediondo con mayúscula porque comemos hediondo y somos frente a eso consecuentes con nuestro hedor
vamos meando después de oler cada rastro que valga nuestra pena
nuestra pena no es de tiempo ni de espacio
nadie nos regalo una agenda a principio de año
nuestra pena ya no es pena
porque somos fantasmas en el barrio de tus sueños
nuestras palabras no nos llevan a ningún lugar mas limpio
porque el peso de la nada no se amolda a tu balanza
y las referencias que nos apuntalan el alma
parecen decididas a probar que nada anda feliz si no es a costa de alguna resistencia
la resistencia es el camino que se camina cuesta arriba
cuesta arriba aunque caigas a pique con tu orgullo tullido
cuesta arriba con tu dignidad prostituta
cayendo cuesta arriba con un sueño hipotecado al tamaño de tu meta
lo liviano de nuestras patas sucias
es el mismo peso que tiene tu limpieza
lo fantasmal de nuestra presencia
es la misma ilusión que te hace diferente
nuestra oscuridad es tu claridad
tu comodidad es nuestro cáncer.

jueves, 15 de abril de 2010

Voy acariciando de la sexta a la primera
con un descuido similar
con el que se atragantan los percheros
a la primera caricia del invierno.
Tengo alguna razón por la que aplacar
el silencio al que sucumbo hace meses.
No se trasluce pleno el cogollo de la catástrofe
sino que retumban mudas para dentro
dos notas que nunca fueron vecinas
y dejo de pretender
embadurnar el tiempo con palabras
elijo el vuelo que me queda
el de un ave rota que se mantiene en el aire
por asco a la planicie de la tierra
por imposibilidad ante la oscuridad del pasado.
Decido elegir eso
solo eso que es
lo único que puedo
volar en dos notas
de la sexta a la primera
plasmando en la caída el amor
en la subida el desconsuelo
un desconsuelo que no sabe
de tragedias existenciales y urbanas
un cosquilleo que no resuelve entre la risa y el llanto
un mate que se enfría
un lapso que se va sin rédito, sin crédito, sin pérdida
un amor que de si mismo desconfía.

Divago.
Salgo a buscar un techo.

lunes, 5 de abril de 2010

Secuencia lógica

Literalmente
Regamos las garrafas.
Puede resultar extraño
pero no lo es tanto
Porque ante semejante temperatura
La válvula de seguridad
despide lo que le sobra
El olor a gas aterra
Asusta la presión de la garrafa
Por eso riego la garrafa
con la manguera
Porque la presión no asusta por si sola
La esperanza
Alimenta también
los miedos
Ante una minima chispa
Todo explota.

viernes, 26 de febrero de 2010

Asquerosa Tranquilidad

Cuando la piel de un hombre
Toma firme la decisión de plantar su vuelo
El tiempo magro de los días
Se retuerce cuero adentro
La necesidad de atar el vértigo
De frenar el remanso oscuro de la suerte
Volverse pleno caminando el sueño
Aquietar la turbulencia
Ahogar de una sola vez
Todo el desasosiego.

Y aunque el descuido
Nos increpe por las deudas del futuro
¿Por qué volver
Pago adentro a desandar
Resacas falsas de otro tiempo?

Entrever el pago
Los molles
Ese rancho acunado por los ríos
Y no es solo ese hombre
El que vuelve esperando
El que espera soñando
Recuperar lo perdido
El es representante puro
De la estirpe de las sombras
Que se amansan mirando el viento
Esperando lo que vaya a saber
Si alguna vez han tenido.

En su mirada
Extraviado reluce
Aquel quebracho
Cimiento del cielo
Escalera del mundo
Esencia de todo cuerpo

Y vuelve el misionero
Levantando otros humos al sol de enero
Repiqueteando los anhelos de retornar
Todo a su pasado eterno
Pero en el palenque de sus ojos
El vacío ato sus bestias
El desconsuelo de una tranquilidad
Asquerosamente ajena
Puso a pastar
Animales tensos

Crecieron como la ortiga
Sombras extranjeras de su sueño

El amor de su tierra
Sepultado con su historia
En las raíces hirientes
Del quemado quebracho

Mientras miraba resignado
Las cenizas de lo que era
Su pueblo, su amor y su historia
Su abuelo le dijo intuyendo al oído:
“Todo se lo llevó el río
Y no lo corras
Por allí ya muchos nos hemos ido
La nostalgia también se incendia
Tu corazón sanara estas penas
Las cicatrices serán eternas.”

martes, 16 de febrero de 2010

Hueco tamaño amor

Estaba andando en mi moto
Me estaba andando a mí la adolescencia
Cuando me vinieron a vender un sueño de hombre
De familia mujer casa campo y trabajo
No terminaba de creerlo quererlo tenerlo
Que de a poco las cosas que traía el sueño
Se fueron yendo casa campo mujer trabajo
Yo ya sin la moto sin la adolescencia me fui despertando
Armando con los restos el presente
Un hijo razón cimiento de lo más verdadero
Fuera las obligaciones morales burguesas
Adentro los sueños la ingenuidad el afecto
Para el que murió allá la cuota alimentaria
Y el veneno incontenible de dos ilusos
Que por no tener los huevos de amarse
Se resignan en el odio
Justifican su demencia
Porque no son ajenos al dolor a la impotencia
De ver como las cosas que parecían cosechadas
Para alimentar los chanchos de la abundancia
Se amontonan en un rincón del patio
Mientras en el verano cavamos los huecos
En el otoño enterraremos lo que queda de una cama muda
En el invierno se ira la cortesía
Un juego de tasas que nunca usamos
Un hueco aremos
Tan grande como necesario
Luego lo taparemos con la memoria
Correremos espantados
De tanta vida sembrada a la muerte.
De tanto mundo de cosas tiernas
Pudriéndose día a día
Bajo la tierra.

Cuantas otras veces andará mi sombra
Por este mi patio ajeno
Con una pala al hombro
Cavando el planeta
Para angustiar el pasado
Si es la forma de liberar el presente
Cuantas veces lloraremos
La pena de que el amor más puro llegue
Cuando no quede nada que darle
Cuantas veces me enamorare de tu ausencia
De tu gesto perversamente individualista y sano
De olvidar, de apostar en otra mesa.
Como puedo enamorarme de lo que era
Cuando lo que era en aquel entonces
Solo me aburría horriblemente.

Cualquier tesoro puede ser miseria
Ninguna miseria puede desaparecer para siempre
Ojala el día que descubras
Lo insignificante de tu carrera contra el pasado
Ojala sufras llores y vuelvas.
Ojala yo me allá ido lejos
Haciéndome maduro de tanta risa.

sábado, 13 de febrero de 2010

Nada muy rebuscado, un punto azul de apellido bic en un recetario blanco. Un gorrión volviendo cada tarde al mismo recodo entre pared y teja, un mismo sol para una cara que cierra los ojos y tantea la verdadera posibilidad de relajarse, se escapa.
El tiempo es tragado como un concepto burdo la mayoría de los intentos, esta en los bidones de cloro que se gastan en una pileta tipo riñón, en el alcohol que se evapora violando por una lógica física el sistema, no puede solo terminar estando en una sucesión de días que se apelmazan entre soles y adivinanzas. El estado de desequilibrio metafísico de las tormentas, la boca de su cara frunciéndose desde el gozo expresivo de vaya a saber que libertad incontenible.
No importa cuanto vodka hayan tomado esos frikys en el club de la serpiente. Es que ya no puedo creer mucho en esas energías furibundas que emanan de esas personas que parecen sensibles para ser violentos.
Veía en esos cuerpos la posibilidad de un eje de cambio, tendía a sostener que paraban de pecho y cabeceaban alguna revolución casera porque contenían en el alma alguna razón menos convulsa que las razones cotidianas. Pero el hambre es simple, y no menos significativo que cualquier pasión.
Yo ya no entiendo porque nos obstinamos en despreciar el aburrimiento. Acaso no es el motor de casi todo lo extraordinario. Y que de la duda; no nos viene quedando mas remedio que acogerla con destreza y tranquilidad, porque viene a visitarnos y tiende a quedarse buen tiempo, la alimentamos como se debe.
Ahora a fines prácticos hay que sacar pasajes para volver antes de ir; intentar causar el menor dolor posible a quienes te rodean, sin traicionarte ningún sueño.
Prepararte el cuerpo para que se desenvuelva mejor en el baile que en el llanto.

jueves, 4 de febrero de 2010


Teniendo una baga noción de cómo los caracoles en tiempos de humedad trepaban nuestros cuerpos llenando nuestra piel de un lubricante natural y verdoso.
Guardando los boletos enrollados como cigarros en los bolsillos más inalcanzables de nuestras almas, allí donde uno solo busca de casualidad y termina hablando de destino.
El azar es como el caos salvo las cargas semánticas de negatividad que circundan nuestra dialéctica de existencia, salvo lo que pueda decir alguna enciclopedia el azar es como el caos y allí vinimos a mostrar que vivir no es cuestión de cálculo y que lo estático es un mito de la gente grande que necesita tranquilidad.
Buscábamos siempre ser lo que no éramos no por una cuestión de mandato ajeno sino más bien por la lógica insatisfacción de respirar con los mismos pulmones cualquier viento. No era una insatisfacción de hastío sino una búsqueda frenética por formatearse constante en los sueños, por eso quizás nos fuimos degenerando para recrear otros mundos donde el sol fuera visible sin arrugas, donde la luna no nos denunciara ningún atisbo romántico ni contemplativo, un reflejo de luz, igual de blanca, igual de bella pero mas presente, casi mas nuestra.
Sosteníamos alternadamente teorías insostenibles con tal de vernos aferrados a algo menos perturbable que nuestras parcas realidades de terremoto y sacudon. A esa negación la llamábamos madurez.
Pasábamos horas frente a los ríos que caían de las montañas esperando que suceda eso que en las historias míticas sobra, pasábamos el tiempo juntos frente a frente como si estuviéramos obligados por algo inmanejable, las corrientes turbias del pensamiento desde siempre circularon nuestras mentes siniestras, agresivas, violentamente amantes.
Pero los ríos tenían eso insostenible que les da la gravedad y bajaban sin cansancio por las cuestas, los valles, los montes, las quebradas… hacían de la tierra muerta una tierra con mas vida, con mucha mas muerte en su misma fertilidad… todo en circulo inexplicable de tan simple, de tan así de estar, no mas. Y nosotros que venimos siendo hace siglos mucho mas que dos, mucho mas que un hombre o una mujer, venimos cayendo en lo estancado de un curso muerto, de un futuro signado de fracaso, y sonreímos por inercia, y no temo admitir que lo disfrutamos, amamos la vida con la mas sincera de la pulciones de nuestro ser, pero eso no quita que todo este cayendo, mientras creemos poder observar ese río y su precipitación incontenible, nosotros somos también quienes caen por estos valles, por estos montes y quebradas abonando los suelos con nuestra historia de muerte, alimentando alguna lacra de la que nacerá alguna otra posibilidad, otra narración.
Rompiendo lo que edificaron las costumbres un día puntual de un año insignificante decidimos viajar solos. Agarramos con nuestras manos, nuestros corazones, con la misma ternura con que se agarra cualquier visera, y los empapelamos de contac y cinta aisladora. Ahora imperturbables con un DIU en el alma caminamos pretendiéndonos despreocupados, autosuficientes, indestructibles. Somos ilusos, somos aun mas ilusos cuando nos burlamos del amor burdo de las canciones populares, somos ilusos que no se animan a largarse a la vida cruel y vertiginosa de la inocencia. Masticamos libros de autoayuda con más sentido estético del hurto que bucay pero con la misma formula contra el desconsuelo del inconformismo porque no nos alcanza con lo verdadero y lo palpable que tenemos que andar buscando algún otro camino más entretenido y rebuscado. Y si.
Presente decimos mientras los cuerpos hagan sombra.
Y si.
Mientras los cuerpos hagan sombra aremos lo imposible para cubrirnos a la vera de otra sombra.
Y si.
Seremos plenos robándole la plenitud a otros entes.
Creceremos desparejos influidos de occidente y anhelando oriente, perdiendo todos los centros, todos los puntos, cualquier referencia, creceremos edificándonos en nuestra tibia Babilonia.
Y mientras el sexo siga siendo un placer tramposo y depravado, un pecado digno, los placeres estarán mas allá de nuestra tibia frontera de vida, y la cruzaremos pidiéndole perdón a alguien transparente, omnipresente como nuestra idiotez, somos hijos del rigor, somos nietos del castigo, somos sobrinos de la represión, padres del presente.
Y otro día puntual de un año insignificante prenderemos un fuego con el mismo descuido con que respiramos y sentiremos que nuestros corazones, igual de sensibles que cualquier otra visera, estarán libres de sentir hasta la caricia más lógica de la muerte. Sin condones en las manos abrazaremos lo que queda, lo que hay. Juntos aremos del mundo una huerta, sembraremos una tracalada de niños y los veremos vivir.
Inocentes de toda culpa.
Culpables de toda libertad.
Sin frenos hasta la destrucción.

martes, 26 de enero de 2010

Desvaría


¿Por qué siempre desde las consecuencias?
Cuando se construye se empieza desde los cimientos
Cuando se destruye quedan los cimientos
Quedan suspendidos y dicen que es cuestión de tiempo
Podríamos decir tal vez que son dos cimientos
Uno huele más a esperanza, a alboroto hormonal
Y otro duele terrores de soledad
Ninguno de ambos, digo, ahora
Es pleno.
Pero
¿Qué es pleno?

Se fue haciendo tarde para hacer ruido en paz
Se fueron durmiendo los oídos importantes
Fueron exigiendo mi silencio por respeto.
Esa siesta larga la empezamos a dormir todos.
Las piedras guardan el pasado, por una marca de musgo añeja, casi insignificante
Baba de sapo.
Como siempre la mugre dando cuenta de otros días
Ni más caudalosos ni más escuálidos
Éramos hombres tristes
Y aun lo somos.

Teníamos sueños
Más ceñidos o más flacos.
Aun los tenemos.

Teníamos el tiempo
Y aun algunos lo tenemos
Ni más ahora que aquel ahora
No más nostalgia para zafar del vértigo.

Triángulos irregulares
La repetitiva percusión folclórica del dolor
Del dolor hecho carne, hecho libertad, hecho nuevo nacimiento.

Camino paso a paso, descalzo por el piso frío
Camino y me concentro en caminar
No más no menos
Hacerlo en casi total silencio
Solo y salvo el retenido palpitar de la piel callosa
De nuevo plantando las simientes
La percusión del dolor
El dolor de los sueños
Lo difícil que es aprender a amar
Lo difícil que es el silencio total.
Lo difícil de saber odiar sin tener medidas justas.
Lo fácil que parece olvidar, enchufarse, enloquecerse.

La paz la traen a estos días
Dos instrumentos en desuso
Parados al margen de la virtud
Al margen de los arrebatados artistas
Al margen de su ego embelesado, de su eco irrespetuoso, de sus inmundas ganas de vivir mas y mejor que todo el resto.
A la paz la traen a estos días
Dos acordes que no suenan
Dos camas que se exilian
Dos cuerpos que se separan
Una misma noche para ambas frentes
Un mismo beso que era dos y ahora nada
Una misma nada
Que vale tanto como cualquier todo.
La paz puede nacer de la bosta.
La bosta puede abortar la paz.
La paz y la bosta son casi lo mismo
En momentos y lugares diferentes
Por un pelo o un abismo
Los hombres podrían ser felices
Podrían dejar de ser.

La paz a estos días
Le viene como trompada arrebatada y sucia
La paz no siempre da placer no siempre da mas paz
No siempre tiene sentido arremolinar los segundos y las palabras
Los lenguajes y las teorías del conocimiento
Todos los ordenes por un lado y los desordenes por el otro
En base al divino criterio del mas poderoso
Por acá lo que esta bien lo que esta mal
Lo honorable lo patético
Lo uno y lo otro.

Mi abuela tiene 84 años
Y su única cuenta en uso
Es eso que llaman pálpito de vida
Mi abuela
Tiene solo la vida
Sobre todo lo demás
Desvaría.
Pareciera quizás
Que desvaría en plenitud.
Pero no
Y ni de cerca.

lunes, 4 de enero de 2010



Tengo que gorriar a la tristeza
hacerla tan carne que me queme
hacerla tan dura que me cicatrice.
Ese sauce que sobrevivió a la inundación de nuestras almas.
Todo indica que los hombres tenemos que empezar a mostrarnos desechos.
Ningún campo, ningún desierto, sangrara la sangre que nos debemos
y mientras pensemos en otras cosas endulzandonos con lo pasajero
habrá un ejercito de manos borrando los recuerdos
de donde sacaremos el saber si negamos el pasado?
desde donde creceremos si negamos nuestras raíces?
nuestra tierra seca?