miércoles, 29 de septiembre de 2010


Y vení a tocar esta piel te pido
Si también allá
El cielo llora
La paciencia de dios
Que descansa y muere
Sin verbo que diga
Sin hombre que sienta.

Cogido por luz y sombra a un tiempo
Estoy leyendo la revolución en la biblia
La huerta del Tano en el miedo de moisés
Llueve en la historia
El pueblo ayer dudó
Hoy también
Egipto y su esclavitud, el molde de la conformidad
La cara conservadora del pueblo de dos caras
El Tano resuelve sin final su revolución
La música crece en la planta que alimenta
El barrio que crece en ojos que no quieren ver y orejas que no quieren escuchar
Menos un punto
Punto donde el Tano resuelve
Sin intelectualizar su sangre
Sin ser un lacayo de la ciencia empresarial
El Tano resuelve
Alimentar un edificio con la huerta de la revolución
Ateo del dios dinero.

Moisés:
¿Fue apedreado por su pueblo cuando el desierto los chupaba?
El Tano no es un héroe
Es macula y ojal
Es la tormenta vista desde adentro
La exterioridad de tú moral y tú ética
Es el que pide en tú esquina
El externo que de sucio te repele
El que si tiene que agujerearte ya te perforo con la violencia que vos le das
El Tano es quien carga con la más pesada de las libertades,
La de su culo en este mundo, la de su alma.

La simpleza en ojos que ven es el arte
El arte en hombres que sienten huele a mierda pero caga futuro
La música en oídos que oyen suena a sueño por lo gratis
Alegría y dolor desbordando el límite
De tu piel, de tu propiedad, tu limite, tu origen y pertenencia
No hay grados medios posibles para esta militancia no hay una pregunta anterior
La necesidad estaba en el semen de dios
Que luego de ponerla, gustoso imagino
Nos enseño su espalda.

Quienes eligen comprometerse
No se han comprometido nunca con la causa burocrática de sus miserias
Pagan impuestos con marchas ciegas
Por Egipto
Para seguir esclavos
En Egipto.

Llueve con la materialidad húmeda que ha llovido siempre
Pero acá se llueve la lluvia del presente que destapa
Se llueve a sí misma el agua que crecerá hacia el cielo
En las plantas que alimentaran el barrio
El Tano reza, rearma su artesanía de vida, guía a su pueblo
Y cuando se toma un respiro, también tiene miedo
Pero siente en su centro
El nuevo tallo de la vieja flor.

5 comentarios:

Poetas Intenteros dijo...

Excelente hermano! Excelente!

Álvaro.

Barnes dijo...

Poemaso hermano, poemaso!! hermoso poema!! Qué bueno escuchar estas palabras ante tanta ausencia de hecho importante pesando dentro de la universidad, pero sí afuera, afuera, donde sabemos, está la vida.


P/d: tendrías que haber estado ayer en la asamblea.

Javier Quintá - Ciudad de Córdoba- Argentina dijo...

arriaga
el que escribe
como le pega

lindo puema

sldos

bro

guillo dijo...

que bueno eso de veni a tocar esta piel te pido... que buen comienzo...atrapande tu escritura cautiva cada palabra en su propio lugar... muy buena guillo

Anónimo dijo...

Esa post data de Barnes me gustó, y es cierto, tendrías que haber estado en la asamblea ese día... todo el mundo desatendiendo y olvidando qué cosas están pasando realmente allá afuera.

Buenísimo el poema. Aplauso. Y aplauso al Tano protagonista.
Salud, Arriaga!