miércoles, 30 de noviembre de 2011





Patria de instantes que después olvido a fuerza del detesto
Palabras justas llegadas sin voluntad viva a orejas mudas
Lisérgica contractura de comadreja haciéndose llevar a cocochito
Esperanza pinchada en la ampolla esperanza derramada en el pus
la desenfocada ilusión de deseos y libertades me ha hecho un hueco en el cráneo
ojala colisionemos los justos en el epilogo de la fe en el ultimo guiño de esta mentira
deseo un camión indeseable de silencio crudo para empezar a desentrañar
los primeros espasmos babosos de una vieja palabra redimenta
la ciudad es un perro solo por solo desde siempre capaz de dormir frente al desajuste
angustioso de los que esperan siempre más para dejarse de joder
la ciudad es un perro que come palomas infectadas de decencia
frente a poetas pasmados ante el giro sorprendentemente macabro del paraíso del progreso
hay lapiceras con el peso del cuerpo balanceado equilibrado equidistante
hay desesperación también donde no parece haberla hay algo sin límite en el desesperado
la ciudad es un perro la policía las vallas las gorras los hurras los nunca más los nunca menos
colarte por el ojo colarte por el ventiluz colarte por el culo es colarte e incluso
en el infierno los soñadores cotizan por desprevenidos
cotizan por ciegos que entienden como colarse a la fiesta justa
sacar a bailar a la madre de la cumpleañera insistir en que hoy todo esta coqueado
y luego reventarse el lomo con culpas vencidas podridas huérfanas de humor
el cantarín endurecido tiene fama de buen tipo y no puedo saberlo
si conocerlo cuesta una trocha de palos de goma o el sexo oral
de doncellas asqueadas de aburrimiento inexplicable de horas de buscar
concretudes en virtualidades virtualidades en concretudes
no conocerlo todavía lo mantiene a la altura de una nada
pero sus amigos tiene la misma cara que mis enemigos
se busca gente honesta para vender el alma
hacemos cola para entrar y si entramos por derecha por izquierda nos colamos
afuera siempre afuera no queda nadie y nadie queda
quien dijo que hay que organizar el fin
tenía razón y sabe de política.

lunes, 14 de noviembre de 2011

Miren al profe
Ciego del whisky
Acarreado a las 4 de la mañana
Por dos perros diligentes
Babosos amaestrados.
Suena música inglesa en el patio las camisas
Son psicodélicas hembras amaestradas con dinero
Machos duros haciendo las señas de la victoria
Frente a cámaras histéricas
Que enloquecen por algún resto con olor.
Alguien tendrá que pagar.
Amende nosotros.

jueves, 29 de septiembre de 2011

Ritual


A las 7 de la mañana me desperté
Y los primeros diez minutos
Anduve soñando despierto
Cabe los posos le puse bosta de caballo en el fondo
Plante los arboles que llegaban al campo
Los apreté contra el corazón de la tierra
para que el viento no los voltee
Los regué para que estén contentos
A las once de la mañana
Voy hasta el quiosco
Y doy con que por decisión unánime
del consejo deliberante
esta primavera no se chupa
lo miro a los ojos
al vendedor, el Carlo
me mira a los ojos
y le pide al pibe de la reposición
que traiga una cajita de las grandecitas
para que entre todo

A las once y cuarto de la mañana
Prendí el fuego saque y afine la guitarra
Y mateando me dedique a mirar los nuevos brotes
De esa enredadera que crece como plaga hambrienta.

En escalones raros anda la música todavía soñando.


Escondo hace un tiempo frisado un pedazo
De carne nuestra
Alimentada con esta realidad
Creo que me queda una parte del lomo
Y algunos palitos del pecho.

A las doce arrimo el hielo al fuego y me aposento
En la madera firme de la mesa
A mirar la llama
Como el primer hombre
que la vio.

jueves, 8 de septiembre de 2011

Y vino el otro día el otro diciendo lo mismo que los otros dos
Todos peleados porque no se
Parece que alguien como que desconecto lo conectado
Y a la bosta acosta, tanta cháchara de nenes bien,
Chúpate esa mandarina, todos envenenados
Pelotudeces mas… profundidades menos…
Éramos tan hermosos hasta que no se… de pronto…
El conocido… desconocido.
El hermano… hermanastro. Y punto.
Ni una verdad fuera del tarro
La fraternidad… en palmaditas de hipocresía.
Algo raro debe andar andando.
Los que tienen tiempo de pensarlo
Desde la plaza de la intendencia hablan de la luna y el viento.
Por otro lado no se entiende una mierda.

-Que ya no me reconoce, dice.
Esa herida se le está llenando de gusanos.
Nadie anda con curitas y el alcohol se termino hace rato.
Mírenlo ladeando el ala, rengueando de ganas
Espera suplicando respuestas que después no escucha.

Alguien ayude a esas personas! se siente.
Están revueltas en su propia sombra, gritan.

-Manga de cagones! quémense la ropa!
Gritan los de la vanguardia insegura.

Amiguitos que Fueron antes adictos a la risa socarrona
Del que es más picante, la ligaron un día y a mamarla
Ahora andan atolondrados a los golpes pavos
Tirados a la bartola
O bien andan creyendo el sueño diario
De echarse un polvo un poco más largo,
Clavarse agujas, ver una peli
O comer papas fritas.

jueves, 4 de agosto de 2011

Se estira y se esfuerza la cadena que sostiene
Dos niños hamacándose una mañana helada de julio
La escarcha que delata la huella de los niños en la arena
Frente a ellos la iglesia se arruina lentamente
Pierde la pintura luego el revoque
Exhibe el armazón de su esqueleto
En los niños la articulación primaria de un saludable espasmo
En las rodillas que quiebran para luego estirarse nuevamente
Esta la gravedad magnifica
La libertad del vértigo.

sábado, 25 de junio de 2011

0226

Le llamo y me responde la voz del hombre
Buscador ese que en su huella pudo ser mi padre
Y entonces cuando me toca decir algo
Me tartamudeo me tranco me agangoso
y ni un hola franco se me cae

Acá sigo en este mundo me dice la voz
Y claro llamaba para eso nomas
Gesto de andarse silbando en la oscuridad
Por las dudas alguien venda chispas
Uste sabe
Si me acuerdo a cada oportunidad del nudo en su garganta
Y me mezcla la lengua las fotos el pasaje
Pregunto sin decir palabra
Porque habré subido a ese colectivo esa mañana
Aun cuando sabía bien que todo punto de llegada estaba suspendido
Los concursos de poesía en el viejo cine al frente de la plaza
Todo estaba suspendido
por falta o por sobra
de nada que ganar

El viaje
Se pareció a la sensación que me da encontrarme frente a una hoja limpia
Intento agujerearla como uste
para ver que se ve.

viernes, 24 de junio de 2011

chat

Y tengo ganas de decirte que mis días son intensos como ayer y que pienso con todas mis fuerzas en hacer todo lo cercano a mis chances para que mañana como hoy sea un día intenso en pensamiento en sentimiento en acción y en aprendizaje. ¿Seré muy pretencioso? Que se hagan de abajo los que dudan. Esta es también una cuestión de fe, fe concreta palpable y no comprable con nada, ni con el último modelo que se le pide a la difunta correa en los desiertos olvidados del país, no se compra porque no se vende, ni con palabras.
Y digo que mas allá de los hongos que no tomé, mas allá de las minas nuevas que no me culie, mas allá de los asados que no me comí, en estos últimos días le vi la cara a la muerte, todavía en otros cuerpos pero ya concreta certera e inentendiblemente en apariencia injusta, pero no, lo que huelo es la muerte como paso de prueba para cuerpos y conciencias que se animen a probar la curiosidad de comprenderse y aun así amar como un gesto simple, un mágico descuido habitual. ¿Seré muy optimista? Todavía puedo escuchar a los pesimistas, puedo hablar con ellos y hasta sentirme profundamente conmovido y comprender sus ánimos, sus palabras, su profundo miedo a la muerte, la gran mayoría guarda la huella profunda del sueño real que los manda a descansar y a conformar lo que no sabemos pero imanta. Un optimismo desnudo como el cuerpo familiar de las familias que en el medio del desierto, arrinconado el rancho entre los mares verdes de la soja ajena, con la sequia del alma de los tiempos que no acaban de subir el precio al desconsuelo de la desigualdad con discursos de esperanza. Un optimismo como la familia que resiste vender lo ultimo a la desidia, esa familia que hizo el rancho antes de que le pusieran el cartel esa familia nuestra que esta por donde sepamos ver.

viernes, 17 de junio de 2011

Si pudiera volver a creer
En juntar las primeras palabras
Y hacerlas gritar
Marcarles el ritmo desbocado
La libertad dolorosa de estar roto
Contagiarles la sensación de aturdimiento

Ciego el grito ciego el llanto ciega la seguridad

Si quizás alguna vez otra vez pudiera
Haría un plan para el engaño de mi mismo
Borraría del lenguaje las palabras que construyen la imagen
Del hombre que llora
Del cochecito que pecha
Del niño que duerme
Del hombre solo que llora
Pechando el cochecito del hijo que duerme
O del hijo que pecha al padre que duerme
Del hombre que piensa que si el niño despierta
Tendrá que explicar que este hombre ahora es un hombre nuevo
Uno de esos que lloran en los colectivos
Que no entienden cómo salir al encuentro de la vida
Con tanto dolor con tanta pobreza
De la irreparable
La de haber recibido aun menos
De la nada que pudo dar
Si pudiera volver a creer en usar las palabras para algo
Les pondría la risa del que acaba de quebrarse
Les daría el ritmo de los perros libres
A las palabras les guardaría el hambre
La calma del que puso el cuero sin calcular la fiebre de su sangre
La riqueza de saber
Después de haber perdido todo
Que nada se tenía

A las palabras, si creyera, les daría la chance de explotar
De quebrar las formulas vacías los giros melosos
A las palabras las echaría a la calle
Las dejaría desnudas y atragantadas
Volvería con el tiempo a ver como
Si crecieron juntas solas o murieron
Si callaron si durmieron
Si cerraron alguna boca
Para morir en algún beso.

miércoles, 8 de junio de 2011

Vértigo

Como sea pero es el último
después de éste jurame que cerras los ojos y esperas,
esperas un rato escuchando el silencio trunco
que deja tu respiración cuando tropieza
en el miedo de escuchar el viento que sopla
por la misma expansión convulsa
del primer vértigo.

Había una vez en un lugar plano y de vientos largos
había una vez un manojo de álamos desperdigados en el límite
había una vez un punto en el horizonte de tus ojos
había una casa con paredes de herrumbre y madera chirriante en sus pisos
había que ver cómo
en ese lugar, las cosas
refregaban en uno la noción vertiginosa
de las marcas que nos sobreviven,
las mínimas marcas,
la humedad del vaso aquel que en la misma barra hace 30 años
dibuja un circulo que lentamente hasta hoy se agranda.
Ese vaso que hace años dibuja un circulo en la madera,
ese vaso es el que sostiene el agua que está acá,
al lado de tu cama
de la misma agua es el agua que espera acallar
sin emoción
la sed de tu cuerpo,
y esa, ves, esa es la marca que desde hace unos minutos
dibuja el mismo vaso en la misma madera
ese es otro circulo que se agranda,
ves, ese círculo ya no mide el cuerpo del vaso
mide el camino que mide tanto como el viento
el viento es una marca de humedad en la madera
el viento es un camino que no mide un cuerpo
la marca tiene para dentro y para fuera
la misma cara del viento
la marca de agua que expande la madera
esta viajando lentamente
en un circulo que se agranda.
el vértigo era el nombre de la casa
el vértigo era el nombre de los álamos
El vértigo era la mancha que vivía
espolvoreando círculos
en el viento.

lunes, 6 de junio de 2011

Le llamo y me responde la voz del hombre
Buscador ese que en su huella pudo ser mi padre
Y entonces cuando me toca decir algo
Me tartamudeo me tranco me agangoso
y ni un hola franco se me cae

Acá sigo en este mundo me dice la voz
Y claro llamaba para eso nomas
Gesto de andarse silbando en la oscuridad
Por las dudas alguien venda chispas
Uste sabe
Si me acuerdo a cada oportunidad del nudo en su garganta
Y me mezcla la lengua las fotos el pasaje
Pregunto sin decir palabra
Porque habré subido a ese colectivo esa mañana
Aun cuando sabía bien que todo punto de llegada estaba suspendido
Los concursos de poesía en el viejo cine al frente de la plaza
Todo estaba suspendido
por falta o por sobra
de nada que ganar

El viaje
Se pareció a la sensación que me da encontrarme frente a una hoja limpia
Intento agujerearla como uste
para ver que se ve.

domingo, 5 de junio de 2011

A penas empezaste a leer lo que te conduce
Sentís conducir también el origen de mi nube
Y por más peros que guarde
Esa palabra seca que repetís
Llorando por el efecto extraño
De poner palabras a un dolor
Sincero y hace una vida mudo
Me conmueve.
Y que esperabas?
Palabras naciendo del vacio
Palabras secas
Crocantes y mudas
Y que esperabas?
Algo más
Un plus
Desde donde y como
Y solo olfateando lo que no tengo
Para recaer en lo que no me dieron
Para estar intentando dar lo que no soy
Y que esperabas?
Es una palabra
Seca
La pobreza que soy
Es una palabra seca
Una palabra seca
Es una hoja seca
Una hoja seca
Es un color
Una palabra.

domingo, 29 de mayo de 2011

Estoy en el lado más sordo del idioma.
¿Lo elegí? ¿Me toco?
Si vos encontras alguna música en este abandono
No hablemos de esperanza por vergüenza de fe.

domingo, 22 de mayo de 2011

Hay algo de amor en los arroyos
Que alguna vez por tiempo
Deslizan lo suyo por lo nuestro.

jueves, 19 de mayo de 2011

Algo excita el morbo
El margen de la exasperación y la indiferencia
Se que mi pueblo se quema
Viajo en un buque de victimas
Sombras que prefieren dormir a pensar
Damnificados de la existencia
Nuestras caras a los ojos de una luz verde que se muere
El frío que encara hacia dentro con toda la bronca
Todos precavidos de algún infierno
Nuestro pueblo se quema
Ruedo hacia él
Llegare, volveré
Me iré
Llevado como ceniza por el viento
Como el fuego
Un tibio fuego.

viernes, 6 de mayo de 2011

Generación

Estas palabras comunes no serán escritas
Para que generen la fuerza física del deslumbramiento.
Será quizás que ya me enceguecieron las falsas luces de los noventas.
La colcha de un país que cobra caro pero no me tapa
Solo me siento solo aunque andemos en tropilla
Ansioso pero estático, activo pero descentrado
Dolorido pero demasiado anestesiado para vengarme.
Estas palabras posiblemente engrosen la opacidad
La trivialidad, la deliberada esquizofrenia de maltratar el verbo
Pobres los de esa secta de la palabra luminosa
pobres por soportar estas cuereadas
El auto exilio?
¿Porque llegamos donde estamos?
Este lugar así como lo veo
puede ser a la vez que nuevo proceso, un resultado:
Y aclarados los tantos un equipo (ganando o perdiendo)
se consagro en la eternidad de los laureles que no se comen
mientras los otros nos educaron desde niños
y acá mis ojeras.
Mi estrecho limite
Mi humilde pulsión.

viernes, 29 de abril de 2011

desapareció el cuerpo que sostenía
escapo silenciosamente mientras el resto
se evaporaba encerrado en su nicho
algunas plantas ruedan y ruedan años
empujadas por el viento seco
respiración de algún desierto futuro
el resto de la esperanza sirve para sentarse a ver
pasar la piedra por arena
la arena por polvo
el polvo por tierra
de la tierra el intento el brote
del viento seco respiración del desierto
viva y lenta constante tibia
la muerte.

jueves, 21 de abril de 2011

Animales conocidos mas por el olor que por la pinta, resuenan los ecos de un sonido que nadie de nosotros produjo, resuenan las cajas, los tórax, la música que nadie en esta familia compuso ni toco. Viene llamando a la puerta, despertando los vecinos, pateando la basura que nos esconde, dejando lugar entre los cuerpos para que una raíz intente el malabarismo de vivir un rato entre las piedras y luego muera circularmente en el calor de la piedra al sol furioso de la siesta helada.
Camila si un día, despertaras de espaldas apretada por tu mismo peso en una cama tibia en una siesta fina y justa, una cama en la tierra abandonada por los trabajadores del aceite, olivos abandonados a la suerte de la creación, despertarías de entre la historia como la meta historia de una vida de marionetas que reconstruyeron la escenografía de una obra isabelina desalojada por el agua de una lluvia fuerte pero no mítica, la depresión muda de una lluvia de miles de gotas redoblando la cara de la historia, tejiendo mantas multicolores en espirales infinitos de historias parciales para una total que escapa a la vista fraccionada de un ojo de la fracción, una historia lineal que te despierta una siesta en una planicie yerta en el corazón abandonado de ojo de agua, Camila, y en tus manos el peso de tu cuerpo desnudo pero pesado, pesado pero justo, el peso de tu cuerpo es el que te aplasta a esta tierra que ha alimentado la posibilidad histórica y sagrada de que te levantes como redoblando la fuerza, calzándote la porción de tierra que te toco habitar, esa porción de tierra que te dieron para latirla un rato, y te levantes con la música de la energía vital pintándote los ojos y todo lo que estos globos húmedos ven. La hormiga que ha estado toda la noche y todos los días que intentes recordar paseándose por tu cuerpo mientras estabas tentada por dejar de redoblar fuerzas, mientras te dejaste caer por tu peso y te aplastaste unas horas para hacerte un montón de tierra más grande y así descansar del redoble de la fuerza, esa hormiga que no ha descansado en días o años de redoblar su fuerza acarrea por tu espalda una hoja que a su vez redobla su peso mil veces, y la fuerza que levanta la hoja está en la fuerza que levanta la hormiga y ahora en la fuerza que levanta tu cuerpo cuando despierta en esta parte de la tierra que levanta sus fuerzas que se seca a sí misma y que se llueve en la simiente de otro nuevo árbol que elevara su carne para sostener los frutos de una fuerza que circula. Camila en cada lugar posible que tus sentidos posen la atención estará todo, lo explicable para tu tranquilidad pero también lo otro, todas las caras en maquiavélica realidad multiforme, mandálas eléctricos de energía en colores que desbordan la chance de verlo todo, un llamar de sueños que atesora en su promesa la posibilidad incumplida de los homosapiens de cruzar la frontera de cada barrera que elegimos construir para dar seguridad a nuestras fuerzas. Camila tu cuerpo, el cuerpo de todo lo visible, así como esta aplastado en su peso, también puede alzarse a volar y el margen de martirio y placer está en su mismo grado sobre el movimiento y la calma. Camila en tu cuerpo cada una de esas plantas que viven y mueren incrustadas entre dos piedras, tu cuerpo Camila es un tabaquillo que creció arriba en el descuido y creció entre piedras, pechando la chance de respirar un poco de sol. Camila tu cuerpo es también esa planta en apariencia muerta que viaja empujada por el viento durante miles de años por la tierra, rodando y rodando abriendo cada pliego del alma llenándose de viento impulsándose en la fuerza aprendiendo a vivir volando. Camila en tu cuerpo está escrita la inexistencia del tiempo, la inexistencia del tiempo por lo menos así como hemos decidido numerarlo. Camila en tu cuerpo esta la marca de que el tiempo es tan grande profundo y tenso que es imposible de apalabrar, imposible llamarlo con una palabra con un puñado de letras, con un par de sonidos, existencia serás dijimos, sagrada forma de la creación unánime de una posibilidad posible y potencial de que cada cosa que es, sea.

sábado, 9 de abril de 2011

Te ame para ver
Si frotando las manos
Hacíamos luz.

miércoles, 6 de abril de 2011

Pedaleando el tiempo

Lento lentito aprieto
me escapo deslizo
la pata la patita
hacia la punta
hacia los dedos
junto la fuerza
la direcciono en un punto
miles de puntitos pongo empeño pienso
en el camino en miles de caminos
que vendrán inclino el cuello
perrito que piensa mira
el cielo y el cuerpo tuerzo
en ascenso la columna estiro
el pico me preparo creo voy
esquivo el bulto sacude esa cola
sacúdela instinto puro
instinto nada del tiempo
salvo el tiempo
Crudo el tiempo
encuentro perro
que sigue pasos
desprevenido hasta casa
encuentro con el rampas sueño
con saltar alto libre y caer
suave sublime voy me deslizo
me arrastro le manoseo el hocico
llegando a la esquina freno
frena la calle frena cada puntito
allí presente entre la mano
que pesa su carne burda
humana maravillosa y sucia
sobre el pelo seco
del perro lejos mira
me esfuerzo me deslomo
creo que conozco el giro
mecánico que recorre
mi fuerza hasta
el camino la fuerza de unos músculos
ciegos en una bici que traduce al mundo
el tiempo que me trajo
el tiempo que me tiene
la velocidad en la que el tiempo nos lleva
mi bici tiene dos pedales donde
sostengo un peso y un peso
entero sensible todo
el peso ganado el perdido
direcciono mi fuerza
arrebato el bolso lo descoloco lejos
de la molestia olvido el punto
los puntos de origen el objetivo
la velocidad del disparo transparente la luz
el cuerpo en cada uno su sonido
la definición de miles de maestros
psiconeuroticos del consumo ciego
de la angustia oral de los miles
de tantos puntos
puntitos de mil colores
multiplicando el peso que amo
cargar en la parrilla enclencle
del estar estando acá nomas sonseando
untando el cuerpo
el cuerpo que sostiene pedaleantes tuercas
bulones que se afirman a la vida
a la fe al placer de lo pequeño
del toque tibio inconfundible
que tiene la maravilla de las ruedas
cuando rozan en las súbitas
inclinaciones del terreno.

miércoles, 30 de marzo de 2011

y nada

jaulas humanas que se encienden

hombres que fuman y detienen

su marcha incierta en la ventana

un suspiro brota desde el piso

circula por el cuerpo muere y nace

cayendo en humo desde adentro

y nada



cantan los murciélagos los perros encerrados

acarrean la belleza que nadie toma que nadie vende

la noche vino desde adentro estaba desde antes

hombres solos mujeres solas durmiendo en sus rincones

durmiendo sentados para poder respirar

los cuerpos los muebles las maquinas

los sonidos diminutos de la comodidad

aturden para escuchar las intensidades desmedidas

del amor y del odio, del trabajo y la depresión, de la alegría y la ansiedad

y nada

paredes tras paredes huecas de distancia

mezclandose los elementos en las palabras

y nada en las palabras y nada en las palabras



donde en que lugar por que vía hacia donde

los que abrasaron un sueño borroso

los que despertaron en un cuerpo ajeno

en un tiempo que de tan apurado no deja nada

donde por donde haciendo con quien como

como los que soñaron alguna día los que sueñan un día como hoy

como los que no supieron enmarcar su foto en el sistema

iguales a los otros pero con mas tiempo

el tiempo de la melancolía del dolor gratuito del estar en este mundo

iguales a los otros pero con menos tiempo para hacer lo que se manda

con mas tiempo para detener el tiempo

en una ventada rescatar el aire de la tierra en un suspiro

y limpiar la tripas con el humo que deja la experiencia de vivir

mecánica vuelta a la rutina de las necesidades resueltas e irresueltas

al código binario que digitaliza la conciencia

hora de descansar hora de despertar hora de producir

no se escapa la luz no acecha la oscuridad

la luz golpea cuidadosa y pasa lenta cada día

la oscuridad espera su momento y sube desde el centro

la vida no acaba muriendo en cada muerte

las palabras no son refugios

no soportan llevar el alma de las cosas que intentan nombrar.

viernes, 4 de marzo de 2011

Químico no química


Versión parcial de los hechos

La muy hija de puta se caga de la risa mientras tira por la ventana el manojo de mis hilos dentales, mis cepillos viejos abiertos como se abren los cuerpos con el buen uso, volando van también esos pescaditos que juntos compramos para adornar los azulejos, esos casi blancos del baño, que encima de ser chiquito como baño químico era blanco, del blanco que aterra. ¿Qué te pasa? Le grite: -¿qué te paaasa trastorneti?-
Recuerdo ese gesto primero tuyo cayendo de tus ojos y acompañando el vuelo de mis boludeces se esparcía por el aire… el maldito y sabroso gesto que tiene tu boca cuando prueba la pulpa colorada del odio y juega como juegan los niños a despanzurrar algún batracio, algún recuerdo…
El ruidito de las cosas cayendo sobre los autos orquestaba de alguna manera el preciso instante cósmico en el que me mandabas a la reconcha de mi vieja. ¿Tiene algo que ver ese frasquito que aventaste al orto con lo que pasa entre nosotros? Quería preguntarte, claro, pero la pregunta era más larga que la mierda para un griterío de mano a mano… me ibas a cortar el chorro verbal al medio y nada se iba a entender un carajo.
Entonces le grite: -Flaca, el frasquito es tuyo, no seas boluda dejame hablar…- y claro había tirado las pastillitas para dormir la colgada. Capas ahora que no duerme también se le ocurre tirar la computadora, el udu, el budita, las cucharas de madera, ya no se…
-Flacaaa!!! Dale mi amor… dejame subir y charlamo, no sias pendeja… dale.
Me respondió como esperaba en jeroglíficos balbuceados que brotaban desde su bilis misma, lenguaje soez y desubicado hasta para la lengua más suelta y podrida de los demonios del barrio… De alguna manera hay que frenar esto, me dije a media voz como pidiendo ayuda a alguien… le grite con ese grito largo que de tan largo toma cuerpo de llanto, llanto del tipo lamento pero con cansancio, fastidio, resignación, algo de sensata benevolencia:
-Amor, tas mostrando la hilaaaaacha! Dejame entrar y lo arreglamo hablando…
Se ve que lo del baño se le acabo, no tiene tamaño para muchas cosas, paso un ratito sin aparecer por la ventana, se sentía ruido adentro, como el ruido que se siente cuando hay una rata en algún mueble viejo, de madera seca…
Sorpresa… se abrió la puerta, la rata había bajado y después de dar vuelta a la llave entorno la puerta y pico corriendo escaleras arriba al baño, a no sé donde mierda. Pase, si, pasé, si, subí, si, fui al baño… la puta madre, que lugar de mierda eligió ésta para hablar pensé, el baño, y peor todavía, no tiene ni los pescaditos manchando los azulejos… entre la claustrofobia y las ganas de vomitar que me da la violencia, entre, si, entre al baño.
Que huevos que tenes… me decía, alentador, consecuente, mezquino, entrando al baño a escuchar a la serpiente, despotricar contra todo aquello que te cause una pizca de placer… ahora… pensalo bien, que haces acá, a esta hora, este día, recibiendo y dando un espectáculo de falso amor inerte.
-ahora me voy, te regalo todo el amor que te di, tal vez un día tú puedas comprender, que el viento es libre y no lo puedes tener… ahora, me voy, me voy, me voy, libre como el viento yo seré… si si tarareando Giménez me acerque, la abrace, le dije con el pecho que no odio a las personas que intento amar, que me voy me voy me voy…
-Nunca quisiste conocerme, en el iris de tu retina mental dibujaste el tipo que querías, no me viste nunca, y tanto o más boludo soy, yo también y fuerte, por no frenar antes por no tomar la conciencia seria de lo que resulta ser la liberta, de cada cachete, de mi culo. Nunca es tarde para destruirse y ver tirado en el piso, del blanco piso del puto baño, un pedazo de cuero tuyo, una tajada de corazón, una tirita de tu alma, nunca es tarde para decir, mierda, mañana mismo vuelvo a intentarlo de nuevo, a reconstruirme con los pedazos que aun no pierdo, para salir temprano a nadar en la luz del día diáfano de los sueños, de las realidades que presta la vida.

miércoles, 16 de febrero de 2011

Lo que faltaba, ahora mortal.


Lo que faltaba, ahora mortal.

FM triac está usted allí? Bueno no importa: la cuestión viene por un desahogo personal, mi profesora de yoga hace mucho tiempo que en el momento de la relajación dice que abramos el corazón, juro que al principio mi esfuerzo por complacer la sugerencia de la profe era nulo, no por mala fe de mi corazón(creo) sino porque no se me ocurría como era eso de poder hacer, como se hacen las cosas, “abrir el corazón...”19:59
El otro día venía manejando, escuchando triac, como siempre y no lo digo por chupa media si no por lógica, me di cuenta de que cada tema que ponían, uno tras otro y sin final, todos los días que la escuchaba, podían gustarme o no pero estaban en la misma sintonía, si si, comencé a alimentar un complejo de radiotriaquitis aguda, y como diciendo antes de pensar, dije que la triac dice la justa, y me di cuenta que había dicho algo que abrió mi corazón, entiendo que esto puede sonar desde obsesionado demente fanático irresuelto hasta para responder a las preguntas que ni se hacen a maniaco depresivo pero en realidad no, mi sentimiento por triac es producto del lado más mágico de la lógica. .
Situación concreta que me llevo a tener, lógicas, ganas de escuchar la triac, cada vez que viene el momento de la relajación en mi practica contra la híper-ansiedad (alias ioga) no había vuelta! necesitaba la triac en mi clase de yoga, (posible titulo "triac, la llave de mi corazón..." bizarro ) primer movimiento del ajedrez político para lograr la reivindicación por el derecho natural a una relajación digna (mejor)(ja) (los paréntesis lejos de encerrar liberan del hilo), le comente a la profe lo que sentía, y hoy puedo contar en este barrilete mañoso que se empaca volando como desbocado caballo en el espacio virtual de la cyberexistencia, que finalmente, y tras grandes elucubraciones sobre como es la mejor manera de abrir el corazón y no quedar como ni tan cursi ni tan profundo ni tan papo... si si señores! en la clase de yoga del miércoles 16 de febrero del 2011 se logro una relajación (con ronquidos y pedos incluidos) con la omnipresencia (siempre presente aunque vos no puedas escucharla, o le de miedo alguna tormenta) siempre presente de la incunable radio triac.
plin plín.

sábado, 22 de enero de 2011

Un bulón
Huraño retazo que descoloca en vez de unir
Y Chifla algo no se
Algo mudo dice
A la distancia la sustenta el espacio
Al espacio el tiempo que un cuerpo tarda
Al cuerpo el alma y el resultado de vuelta a la distancia
A la respuesta tibia
A la pregunta sorda
Un álamo talado otro álamo de pie pero seco
Dos álamos en el valle anterior juntitos dos juntitos muertos
Sucede el fuego intraducible atragantado pasado
No, no insista, ya no vendo calor, no estaba seguro solo restaba a la verdad
Ahora seco mudo intraducible muerto tibio sordo solo y con mucha duda
Allanando el anterior descuido me agazapo en lo que me era transparente
Aprendo de guardar el primer sentido a mano
Aprendo de dejar pasar el segundo que podría relajarme
Prendo la atención y la tropa se preocupa es que este soldado ya no se ríe
Tranquilos, hay risas que desgastan y ahuecan las ganas
De esa me dieron de esa quise de esa escapo
Hay dolores que escarban y escarban sin buscar nada preciso
Allá en ese lugar que no existe votaron degollar a todos los perros
Hubo quienes antes de cortar sus cuellos
Estofaron la memoria y con cautela frígida almorzaron lento su cuerpo
Antes de dejarse amar.
Bendito sea, murmura mi descuido
Bendita tu nada inocente inocencia.