miércoles, 16 de febrero de 2011

Lo que faltaba, ahora mortal.


Lo que faltaba, ahora mortal.

FM triac está usted allí? Bueno no importa: la cuestión viene por un desahogo personal, mi profesora de yoga hace mucho tiempo que en el momento de la relajación dice que abramos el corazón, juro que al principio mi esfuerzo por complacer la sugerencia de la profe era nulo, no por mala fe de mi corazón(creo) sino porque no se me ocurría como era eso de poder hacer, como se hacen las cosas, “abrir el corazón...”19:59
El otro día venía manejando, escuchando triac, como siempre y no lo digo por chupa media si no por lógica, me di cuenta de que cada tema que ponían, uno tras otro y sin final, todos los días que la escuchaba, podían gustarme o no pero estaban en la misma sintonía, si si, comencé a alimentar un complejo de radiotriaquitis aguda, y como diciendo antes de pensar, dije que la triac dice la justa, y me di cuenta que había dicho algo que abrió mi corazón, entiendo que esto puede sonar desde obsesionado demente fanático irresuelto hasta para responder a las preguntas que ni se hacen a maniaco depresivo pero en realidad no, mi sentimiento por triac es producto del lado más mágico de la lógica. .
Situación concreta que me llevo a tener, lógicas, ganas de escuchar la triac, cada vez que viene el momento de la relajación en mi practica contra la híper-ansiedad (alias ioga) no había vuelta! necesitaba la triac en mi clase de yoga, (posible titulo "triac, la llave de mi corazón..." bizarro ) primer movimiento del ajedrez político para lograr la reivindicación por el derecho natural a una relajación digna (mejor)(ja) (los paréntesis lejos de encerrar liberan del hilo), le comente a la profe lo que sentía, y hoy puedo contar en este barrilete mañoso que se empaca volando como desbocado caballo en el espacio virtual de la cyberexistencia, que finalmente, y tras grandes elucubraciones sobre como es la mejor manera de abrir el corazón y no quedar como ni tan cursi ni tan profundo ni tan papo... si si señores! en la clase de yoga del miércoles 16 de febrero del 2011 se logro una relajación (con ronquidos y pedos incluidos) con la omnipresencia (siempre presente aunque vos no puedas escucharla, o le de miedo alguna tormenta) siempre presente de la incunable radio triac.
plin plín.