miércoles, 6 de abril de 2011

Pedaleando el tiempo

Lento lentito aprieto
me escapo deslizo
la pata la patita
hacia la punta
hacia los dedos
junto la fuerza
la direcciono en un punto
miles de puntitos pongo empeño pienso
en el camino en miles de caminos
que vendrán inclino el cuello
perrito que piensa mira
el cielo y el cuerpo tuerzo
en ascenso la columna estiro
el pico me preparo creo voy
esquivo el bulto sacude esa cola
sacúdela instinto puro
instinto nada del tiempo
salvo el tiempo
Crudo el tiempo
encuentro perro
que sigue pasos
desprevenido hasta casa
encuentro con el rampas sueño
con saltar alto libre y caer
suave sublime voy me deslizo
me arrastro le manoseo el hocico
llegando a la esquina freno
frena la calle frena cada puntito
allí presente entre la mano
que pesa su carne burda
humana maravillosa y sucia
sobre el pelo seco
del perro lejos mira
me esfuerzo me deslomo
creo que conozco el giro
mecánico que recorre
mi fuerza hasta
el camino la fuerza de unos músculos
ciegos en una bici que traduce al mundo
el tiempo que me trajo
el tiempo que me tiene
la velocidad en la que el tiempo nos lleva
mi bici tiene dos pedales donde
sostengo un peso y un peso
entero sensible todo
el peso ganado el perdido
direcciono mi fuerza
arrebato el bolso lo descoloco lejos
de la molestia olvido el punto
los puntos de origen el objetivo
la velocidad del disparo transparente la luz
el cuerpo en cada uno su sonido
la definición de miles de maestros
psiconeuroticos del consumo ciego
de la angustia oral de los miles
de tantos puntos
puntitos de mil colores
multiplicando el peso que amo
cargar en la parrilla enclencle
del estar estando acá nomas sonseando
untando el cuerpo
el cuerpo que sostiene pedaleantes tuercas
bulones que se afirman a la vida
a la fe al placer de lo pequeño
del toque tibio inconfundible
que tiene la maravilla de las ruedas
cuando rozan en las súbitas
inclinaciones del terreno.

No hay comentarios: