viernes, 17 de junio de 2011

Si pudiera volver a creer
En juntar las primeras palabras
Y hacerlas gritar
Marcarles el ritmo desbocado
La libertad dolorosa de estar roto
Contagiarles la sensación de aturdimiento

Ciego el grito ciego el llanto ciega la seguridad

Si quizás alguna vez otra vez pudiera
Haría un plan para el engaño de mi mismo
Borraría del lenguaje las palabras que construyen la imagen
Del hombre que llora
Del cochecito que pecha
Del niño que duerme
Del hombre solo que llora
Pechando el cochecito del hijo que duerme
O del hijo que pecha al padre que duerme
Del hombre que piensa que si el niño despierta
Tendrá que explicar que este hombre ahora es un hombre nuevo
Uno de esos que lloran en los colectivos
Que no entienden cómo salir al encuentro de la vida
Con tanto dolor con tanta pobreza
De la irreparable
La de haber recibido aun menos
De la nada que pudo dar
Si pudiera volver a creer en usar las palabras para algo
Les pondría la risa del que acaba de quebrarse
Les daría el ritmo de los perros libres
A las palabras les guardaría el hambre
La calma del que puso el cuero sin calcular la fiebre de su sangre
La riqueza de saber
Después de haber perdido todo
Que nada se tenía

A las palabras, si creyera, les daría la chance de explotar
De quebrar las formulas vacías los giros melosos
A las palabras las echaría a la calle
Las dejaría desnudas y atragantadas
Volvería con el tiempo a ver como
Si crecieron juntas solas o murieron
Si callaron si durmieron
Si cerraron alguna boca
Para morir en algún beso.

1 comentario:

J. dijo...

A modo facebutt: me gusta (punto), me gusta.