jueves, 8 de septiembre de 2011

Y vino el otro día el otro diciendo lo mismo que los otros dos
Todos peleados porque no se
Parece que alguien como que desconecto lo conectado
Y a la bosta acosta, tanta cháchara de nenes bien,
Chúpate esa mandarina, todos envenenados
Pelotudeces mas… profundidades menos…
Éramos tan hermosos hasta que no se… de pronto…
El conocido… desconocido.
El hermano… hermanastro. Y punto.
Ni una verdad fuera del tarro
La fraternidad… en palmaditas de hipocresía.
Algo raro debe andar andando.
Los que tienen tiempo de pensarlo
Desde la plaza de la intendencia hablan de la luna y el viento.
Por otro lado no se entiende una mierda.

-Que ya no me reconoce, dice.
Esa herida se le está llenando de gusanos.
Nadie anda con curitas y el alcohol se termino hace rato.
Mírenlo ladeando el ala, rengueando de ganas
Espera suplicando respuestas que después no escucha.

Alguien ayude a esas personas! se siente.
Están revueltas en su propia sombra, gritan.

-Manga de cagones! quémense la ropa!
Gritan los de la vanguardia insegura.

Amiguitos que Fueron antes adictos a la risa socarrona
Del que es más picante, la ligaron un día y a mamarla
Ahora andan atolondrados a los golpes pavos
Tirados a la bartola
O bien andan creyendo el sueño diario
De echarse un polvo un poco más largo,
Clavarse agujas, ver una peli
O comer papas fritas.

No hay comentarios: