miércoles, 30 de noviembre de 2011





Patria de instantes que después olvido a fuerza del detesto
Palabras justas llegadas sin voluntad viva a orejas mudas
Lisérgica contractura de comadreja haciéndose llevar a cocochito
Esperanza pinchada en la ampolla esperanza derramada en el pus
la desenfocada ilusión de deseos y libertades me ha hecho un hueco en el cráneo
ojala colisionemos los justos en el epilogo de la fe en el ultimo guiño de esta mentira
deseo un camión indeseable de silencio crudo para empezar a desentrañar
los primeros espasmos babosos de una vieja palabra redimenta
la ciudad es un perro solo por solo desde siempre capaz de dormir frente al desajuste
angustioso de los que esperan siempre más para dejarse de joder
la ciudad es un perro que come palomas infectadas de decencia
frente a poetas pasmados ante el giro sorprendentemente macabro del paraíso del progreso
hay lapiceras con el peso del cuerpo balanceado equilibrado equidistante
hay desesperación también donde no parece haberla hay algo sin límite en el desesperado
la ciudad es un perro la policía las vallas las gorras los hurras los nunca más los nunca menos
colarte por el ojo colarte por el ventiluz colarte por el culo es colarte e incluso
en el infierno los soñadores cotizan por desprevenidos
cotizan por ciegos que entienden como colarse a la fiesta justa
sacar a bailar a la madre de la cumpleañera insistir en que hoy todo esta coqueado
y luego reventarse el lomo con culpas vencidas podridas huérfanas de humor
el cantarín endurecido tiene fama de buen tipo y no puedo saberlo
si conocerlo cuesta una trocha de palos de goma o el sexo oral
de doncellas asqueadas de aburrimiento inexplicable de horas de buscar
concretudes en virtualidades virtualidades en concretudes
no conocerlo todavía lo mantiene a la altura de una nada
pero sus amigos tiene la misma cara que mis enemigos
se busca gente honesta para vender el alma
hacemos cola para entrar y si entramos por derecha por izquierda nos colamos
afuera siempre afuera no queda nadie y nadie queda
quien dijo que hay que organizar el fin
tenía razón y sabe de política.

No hay comentarios: