domingo, 26 de febrero de 2012

1

Cavar posos
rescatar la tierra
presionar el limite difuso
entre la tierra seca y la arcilla misteriosa
cortar en tantas como posible sea
las raíces la historia
y plantar un naranjo en el hielo
para entender en la garganta
la sustantividad del tiempo
el ritual de la fe.
Una vez la memoria fue un ancla
Fina tensa
Pesada.

2

Hoy no es la cantidad
De lo que se olvida
Lo que me tiene alegremente desorientado
Es el presente de cada brote
La constante flor y el olor
A inmensidá.

3

A capricho de gubias mal criadas me he sumergido en tallar mil velas de un solo sirio
y ya no me sorprende la pequeñez de la escusa,
la vida sale a florecer entre dos piedras,
y la piedra late duro.

4

El agua fría abriéndose paso entre mis dedos.
Los cabellos de este árbol rozando el agua en su carrera.
Sin descanso el tiempo bajando la montaña.
Con el sol agarrado en las espaldas.
Y el aire allí.

5

Y me descuido y animal cansado
Sueño tormentas.

domingo, 5 de febrero de 2012

Segunda vez

Es la segunda vez que alguien dice que rezara por mí.

La primera recuerdo o imagino que me sorprendió
Porque fue la primera vez que me advirtieron
que iban a rezar por mí
sonó a desconfianza o decepción
si no son lo mismo a destiempo.

A la segunda la atesoro en un mensaje de texto
Dos monjas bien parecidas alquilaron mi casa
Y me esmere al esperarlas, replegué mi santuario de cosas
Elegí la posición de cada peón de cada alfil de cada torre
El marqués, la carta a los poderes, Federico el terrible
Colchón dos plazas con sabanas curtidas pero limpias
La biblia y ese chiquitico azul que “no se vende”…

Mis reinas llegaron un día infernal de enero.
Y hoy, día infernal, una semana más tarde
Leo del celular:
Muchas gracias por tu generosidad y amabilidad!
Rezaremos por vos y tus proyectos!
Saludos terrícola.

Recuerdo que aterrizaron en un duna color bordo
Y que en su baúl rezaba
Sonría.
Despreocúpese.
También rezamos por usted.

Y opino que está bien.