domingo, 5 de febrero de 2012

Segunda vez

Es la segunda vez que alguien dice que rezara por mí.

La primera recuerdo o imagino que me sorprendió
Porque fue la primera vez que me advirtieron
que iban a rezar por mí
sonó a desconfianza o decepción
si no son lo mismo a destiempo.

A la segunda la atesoro en un mensaje de texto
Dos monjas bien parecidas alquilaron mi casa
Y me esmere al esperarlas, replegué mi santuario de cosas
Elegí la posición de cada peón de cada alfil de cada torre
El marqués, la carta a los poderes, Federico el terrible
Colchón dos plazas con sabanas curtidas pero limpias
La biblia y ese chiquitico azul que “no se vende”…

Mis reinas llegaron un día infernal de enero.
Y hoy, día infernal, una semana más tarde
Leo del celular:
Muchas gracias por tu generosidad y amabilidad!
Rezaremos por vos y tus proyectos!
Saludos terrícola.

Recuerdo que aterrizaron en un duna color bordo
Y que en su baúl rezaba
Sonría.
Despreocúpese.
También rezamos por usted.

Y opino que está bien.

2 comentarios:

Ceci A. O. dijo...

que poema tan dulce, ale!! me gustó mucho!! :) abrazo!

pa las casa dijo...

ternura che le dirán a usted de vez en cuando jajaja qué simpaticura de poema, me dejó de alegre sonriona beso colorinche
la camilita